La Universidad de Oxford hace un estudio sobre la violencia en los videojuegos ayudada por Half-Life 2

Durante muchos años los jugones hemos tenido que aguantar diversos ataques contra los videojuegos afirmando que son violentos y peligrosos. Pues ahora tenemos pruebas que desmienten en parte esa teoría.

La Universidad de Oxford ha elaborado un estudio en el que se concluye que los comportamientos agresivos en los jugadores no nacen por el contenido violento en los juegos, sino por la frustración. Lo hemos visto en VentureBeat.

Para el estudio, se han realizado experimentos con Half-Life 2. Con dos versiones, una violenta y otra sin sangre. Los jugadores reaccionaban exactamente igual en ambos casos. Por ende, los comportamientos agresivos se derivan en la sensación de impotencia de no poder avanzar en determinados puntos del juego, obviando lo violento que estos sean. 

Por lo tanto el videojuego en sí no sería fuente ni origen de ningún acto violento. Sería en todo caso un problema psicológico ante un estado de frustración.

Publicaciones relacionadas

Cerrar