La verdad sobre los vagones de metro de Fallout 3

Ya ha llovido bastante desde su lanzamiento. En el último trimestre de 2008, Fallout 3 llegaba a las plataformas del momento (PlayStation 3, Xbox 360 y PC). Bethesda pegó con una gran fuerza a finales de año con un título que traía de nuevo a una más que conocida franquicia y le daba un giro de tuerca totalmente acorde al género predominante en aquella generación. La aventura postapocalíptica del título ahora transcurría en primera persona, como un Shooter, aunque con una esencia rolera que seguía tan viva como siempre.

Su éxito fue y es algo indiscutible. Los jugadores cayeron rendidos ante el encanto del yermo, el V.A.T.S. y la ambientación del videojuego. Tanto fue así, que la compañía no tardó en reactivar la maquinaria para lanzar un total de 5 expansiones que fueron aterrizando a lo largo de 2009. Así, los que quedaron encandilados por el irresistible magnetismo nuclear de la IP, volvieron a ella con Operation: Anchorage, The Pitt, Broken Steel, Point Lookout y Mothership Zeta.

Todas ellas descargables, expandiendo contenidos y argumento con tramas propias, dieron para muchas más horas de las inicialmente establecidas en la obra base. Sin embargo, hay una en concreto que escondía un secreto que acabó saliendo a la luz con el tiempo. Broken Steel, o más bien el Metro Presidencial que trajo de cabeza a más de uno, recurría a una peculiar artimaña para mover los vagones. Algo que se descubrió 6 años más tarde, en 2015, y que demostró que los diseñadores tienen una brutal inventiva a la hora de construir los mundos de juego.

El metro no era un metro como tal. Los vagones no lo eran realmente. En realidad, se trataban de piezas de armadura equipadas en un personaje no jugable (PNJ). ¿Sorprendente? Pues ojo con lo que sigue.

Un usuario de 4chan, explorando entre los datos del descargable Fallout 3: Broken Steel encontró el modelo de los vagones de este metro y descubrió esta estampa tan particular. No tardó mucho en asegurar que Bethesda, en un alarde de imaginación (y algo de locura), había decidido que estos fueran sombreros puestos sobre PNJ que, al correr, simularían el funcionamiento de un metro que circula por las vías con total normalidad. De hecho, en el juego no se detecta ningún tipo de anomalía al utilizarlo.

Aún así, estaba equivocado. El archivo «DLC03MetroCarArmor» no pertenecía a un casco o similar, sino a una pieza para el brazo. Mirando con mayor atención al modelo del personaje que llevaba este vehículo sobre su cabeza, PCGamer descubrió que, en efecto, faltaba una mano debido a que se encontraba sobre él, con el guante más ortopédico del universo. Coqueteando un poco más con GECK, el editor de modelos de Fallout 3, la cosa fue incluso a más.

La teoría iba cogiendo forma para terminar de explicar los hechos y el funcionamiento de este metro tan especial, y el resultado es, simplemente, pura magia de videojuego. Se pensaba que era este PNJ el que activaba la secuencia de movimiento del tren, pero de nuevo era un error. Es el jugador quien lo hace. Cuando nuestro personaje se sube en el vagón tras haberlo reparado todo y lo pone en marcha, se activa una parte del código que equipa esta «armadura» a un PNJ y activa una secuencia de animación que afecta tanto a la cámara como al portador del vagón.

Decimos que el resultado es pura magia, y a continuación os lo vamos a enseñar. Las triquiñuelas de los programadores y diseñadores a veces son de lo más descabellado, pero si el resultado es efectivo, cualquier estrategia vale. No sabemos qué clase de problemas habría con Fallout 3 o su motor, Gamebryo, pero algún motivo debería haber para tomar esta decisión. O, simplemente, querían reírse un poco.

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar