La versión gratis de Devil May Cry en PC ya se encuentra disponible, y ya ha enfadado a la comunidad

Hace varias semanas Capcom anunciaba una agradable sorpresa para los amantes de la acción, los sablazos, la pólvora y los demonios. Devil May Cry, el primero, llegaría a PC de forma totalmente gratuita gracias a una colaboración con Twitch. Así, los usuarios con cuenta Prime en este servicio de streaming tendrían acceso a una adaptación de la primera aventura de Dante en consolas sin tener que pagar nada. Ahora, el juego ya se encuentra disponible para su descarga…

… Aunque está trayendo problemas. Los jugadores que ya han podido probarlo en sus ordenadores se han topado con una serie de inconvenientes que perjudican considerablemente la experiencia de juego, sobre todo el ritmo de la partida. Al parecer, los responsables del port de la versión HD no han introducido un límite a la tasa de fotogramas por segundo. De esta forma, todos aquellos cuyo equipo pueda superar los 60 frames recomendables para el género, se están topando con un título prácticamente injugable, salvo que sean amantes de la velocidad.

Un error que muchos vinculan al G-Sync de NVIDIA, pero que, en caso de no solucionarse desactivándolo, obliga a utilizar soluciones de terceros para limitar la tasa de frames por segundo. No es el único inconveniente, ya que en las opciones es imposible superar la resolución Full-HD (1920×1080), además de no haber forma alguna de activar o desactivar la sincronización vertical. Por otra parte, no hay compatibilidad con el Dual Shock de PlayStation 4, se han alterado efectos de sonido y también erradicado algunos efectos visuales.

En definitiva, este Devil May Cry HD para PC tiene mucho camino por delante si quiere estar a la altura del original, incluso si quiere ofrecer una experiencia disfrutable a los usuarios. A continuación, os dejamos con un vídeo que muestra el problema de velocidad.

 

 

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar