Las 10 batallas más raras contra los jefes más grotescos de los videojuegos

La lucha contra un jefe en un videojuego es un acontecimiento, algo que lleva al jugador al límite de sus capacidades (o eso se les supone) y que luego es algo que queda para el recuerdo. Claro, normalmente queda por su intensidad, por el fragor de la batalla. Estos jefes de videojuego más bien se recuerdan porque regresan en tus pesadillas para volver a sumergirte en sus surrealistas enfrentamientos.

Screen Rant nos lleva en un viaje a los confines de la locura para rememorar 10 batallas de videojuego contra otros 10 jefes de lo más bizarro. Sí, la acepción de la RAE varía del anglicismo, pero también nos vale porque hay que echarle valor para poder plantar cara a semejante desfile de gente rara.

Si no temes que alguno de estos se te aparezca esta noche o su recuerdo te persiga para turbar tu alma por los siglos de los siglos, acompáñanos de la manita en este repaso a varios de los combates contra jefes de videojuegos más extraños:

Gygas (Earthbound): El jefe final de este JRPG para Super Nintendo tiene una forma tan perturbadora como las palabras que no deja de repetir.

Hitler (Wolfenstein 3D): Era inevitable. Después de dar buena cuenta de un castillo lleno hasta los topes de nazis, será el mismísimo führer en una armadura llena de cañones el que aguarde en persona.

 

 

Mamá (The Binding of Isaac): El juego de Edmund McMillen es bastante inquietante de por sí, pero que el enemigo final sea la propa madre del protagonista intentando pisotearle se lleva la palma.

Psycho Mantis (Metal Gear Solid): Quién puede olvidar la demostración de poderes psíquicos de Psycho Mantis al leer los datos de las tarjetas de memoria. La forma de derrotarlo, cambio el mando de puerto, tampoco se queda atrás.

Rabbid Kong (Mario + Rabbids Kingdom Battle): El ver un Rabbid gigante con la corbata de Donkey Kong es una imagen que no se volida fácilmente.

 

 

Slot Machine (Star Fox): Este jefe escondido en el nivel «Out of This Dimension» solo se puede derrotar sacando tres sietes. Cosas de la ludopatía.

The Great Mighty Poo (Conker's Bad Fur Day): Decir que este jefe es una pila de heces no es un insulto ni un eufemismo, es que es lo que es. Pero encima canta ópera.

 

 

The Sorrow (Metal Gear Solid 3: Snake Eater): Si Psycho Mantis te dejó a cuadros, espera a ver el viaje surrealista y terrorífico desde el fondon de la mente de Naked Snake que tiene preparado este jefe.

 

 

Vicus (Clive Barker's Jericho): Del autor de cuya mente surgieron los cenobitas de Hellraiser no se puede esperar sino algo tan grotesco como una representación de la gula en la forma de un individuo orondo suspendido de ganchos en el techo.

Vortex Queen (Echo the Dolphin): De un juego de un delfín capaz de viajar en el tiempo no debería sorprender nada. Sin embargo, el líder de los alienígenas que invaden la Tierra es como para dar pesadillas.

¿Contra cuántos te has enfrentado?

Cerrar