Las 15 peores historias de Spiderman de todos los tiempos

Las 15 peores historias de Spiderman de todos los tiempos

En sus 54 años de historia, Spiderman ha pasado por mucho. Primero como el tímido adolescente que se las ve y se las desea para llegar a fin de mes y lidiar con la mala salud de hierro de su tía May, y luego como el universitario independizado con varios frentes románticos abiertos y en guerra contra una pléyade de supervillanos.

Ni siendo un fotógrafo casado con una despampanante modelo ha tenido descanso el bueno de Peter Parker. Y aún así, seguro que ha habido otros malos momentos en su vida que no cambiaría por ninguno de estos que engendraron las mentes que entonces se encargaban de él en Marvel.

Estas 15 historias de Spiderman sucedieron y todos lo permitimos. Son, a juicio de Screen Rant pero también de muchos de los fans del lanzarredes, las peores historias de Spiderman jamás contadas y que flaco favor le han hecho a su colección.

Frente a momentos brillantes como la saga del Duende, La Última Cacería de Kraven o la historia sobre las drogas figuran estos episodios que los lectores guardarían en un arcón bajo siete llaves, luego lo arrojarían dentro de otro arcón todavía más grande aún con más llaves, lo rodearían de un campo de fuerza impenetrable y lo expulsarían a la Zona Negativa por siempre jamás. Son las siguientes:



El regreso de los padres de Peter: Peter Parker perdió a sus padres en un accidente de avión a tierna edad, eso es lo que él y todo creíamos. Luego resultó que Richard y Mary Parker eran agentes secretos que incluso trabajaron con Lobezno. Y cuando éstos volvieron por sorpresa a la vida, resultaron ser simulacros de vida creados por el Camaleón para matar a Peter. La estupidez de la trama solo es superada por su desenlace, en el que el simulacro de Mary Parker descubre sus instintos maternales.



Pecados del pasado: La historia del Duende Verde con Gwen Stacy tiene un final trágico cuando ésta cae muerta desde el puente de Brooklyn (erróneamente indicado como el puente George Washington, por cierto). Pero no se remonta solo al fatal desenlace. J. Michael Straczinsky, capaz de lo mejor y de lo peor, aquí dio lo peor al establecer que Gwen y Norman Osborn tuvieron relaciones a espaldas de Peter fruto de las cuales nacerían dos gemelos. Y el calzonazos de Parker sin enterarse de nada.



Los hijos de Gwen Stacy: Hablando de los reyes de Roma, en la continuación a esta trama hacen acto de aparición Gabriel y Sarah Stacy, los desconocidos hijos de Norman Osborn y Gwen Stacy, de los cuales Gabriel se convertirá en el Duende Gris y Sarah, en fin, le tirará los trastos a Peter para retomar lo que su madre se dejó a medias. Raro.



Trouble: Bajo este título se lanzó una miniserie de cinco números perpetrada por el infame Bill Jemas, que el diablo confunda, y el hoy jefazo de Marvel, Joe Quesada, dedicada a contar la loca juventud de una tal May y su novio Ben, junto con el hermano de éste, Richard y su pareja Mary. Pese a que sus apellidos no se concretan, queda claro a quién representan, y queda claro que la historia de May engañando a Ben con Richard y engendrando a un hijo al que harán pasar como suyo sobra por todas partes.



Peter Parker renace de sus entrañas… literalmente: Durante el enfrentamiento con la villana insectoide la Reina, Peter es mutado, y no es la primera vez, en una araña gigante real. Asombroso giro de guión: la araña va a dar a luz a la masiva progenie de la reina. Asombroso tirabuzón: el Peter-Araña fallece ante la desesperación de la Reina. Con mágico fin de fiesta cuando Peter renace del tórax de la araña, regenerado y con nuevos poderes, entre ellos lanzarredes orgánicos como en las películas de Sam Raimi. Muy necesario todo.



Mary Jane se muere un poco, pero al final no: La esposa de Peter Parker viaja a bordo de un avión que estalla en pleno vuelo para disgusto de Peter. Pero todos tranquilos, porque Mary Jane Watson-Parker en realidad está presa por un acosador. Mucho mejor, dónde va a parar.



La reunión de los cinco: Es el nombre de un ritual arcano que Norman Osborn quiere llevar a cabo y durante el cual cinco individuos obtendrían poderes por obra y magia de, valga la redundancia, la magia. Pero el momento mágico para Peter es descubrir que su tía May, fallecida en el Amazing Spider-Man número 400, está viva y coleando.



La conspiración del clon: Por si la saga del clon no fuera lo bastante atroz, tiene esta reciente continuación donde el Chacal vuelve a hacer de las suyas. Sin embargo, esta vez no es el profesor Miles Warren el que está bajo la máscara, sino el clon original, Ben Reilly, antiguo Araña Escarlata y supuestamente muerto por la degradación que sufren irremediablemente los clones.



El Otro
: Es una lástima que uno de los mejores villanos recientes de Spiderman como es Morlun se prestara a esta conclusión que tiene de todo: Peter Parker se está muriendo, acaba tuerto después de que Morlun le devore el ojo (tal cual), de hecho se muere y para variar vuelve a resucitar regenerado del todo y con nuevos poderes a los que sucesivos guionistas tampoco harían caso.



Mi tío, mi enemigo: Todos hemos tomado malas decisiones por juzgar mal a una persona. Pero cuando el doctor Otto Octavius lleva al altar a la tía May, a Peter casi le da un pasmo. Y es que el Doctor Octopus quería pegar un braguetazo tras descubrir que May Parker era la heredera de una central nuclear. Por suerte, el hampón Hammerhead estropea la boda para solaz de Peter.



Peter Parker, el emprendedor Spiderman: Es un hecho que en Marvel, según el editor y según de donde sople el viento, no saben qué hacer con Peter Parker. Está crecidito para ser un estudiante pobretón, pero es como el público lo conoce y lo ama. La última versión de Parker es la de un hombre de negocios a lo Tony Stark que al fin usa su genio en pro de la humanidad, haciendo que Spiderman sea la mascota y a la vez guardaespaldas de Industrias Parker.



Spiderman: Capítulo Uno: John Byrne reescribió el vetusto y anquilosado origen de Superman durante los ochenta con gran éxito, pero la jugada no le salió igual con Spiderman. Capítulo Uno es una miniserie fuera de continuidad que casi mata al pequeño Peter en el origen de Spiderman, hace que el Doctor Octopus pase por un calvario por culpa de sus brazos, convierte al Duende Verde y el Hombre de Arena en primos, hace que tras todas las desgracias de Peter esté Norman Osborn… en fin, un dislate.



La saga del clon: Hasta hace algunos años, la joya de la corona dentro de la purria y la carroña de las historias de Spidey. Saber que hay al menos dos momentos más, que básicamente son el mismo, que superan a una historia de clonaciones de Peter a destajo sin que haya por dónde cogerla, con la revelación de que Peter es en realidad el clon y ha vivido una vida que no le corresponde, pero que al final resulta que era el de verdad, y que deja por el camino varios personajes que son básicamente Peter Parker con distintos poderes… caramba, eso es muy duro. Piensa en un cómic de los noventa, ponle a cuatro o cinco Spidermans a cual más feo y un argumento tan enrevesado como inútil y ya lo tienes. Y pensar que la saga original del año 1973 estaba hasta bien y todo…



Un momento en el tiempo: Antes de pasar al colofón vamos con la historia que nadie había pedido para maquillar un poco el desaguisado que nadie quería planteándolo como una realidad alternativa. Peter Parker estaba casado con Mary Jane Watson y su identidad heróica era conocida después de Civil War. Estas dos cosas no gustaban a Marvel y la dos se las quitó de encima de un plumazo. Pero no sin intentar en esta historia plantear una explicación a estos dos cambios fuera de continuidad con dos situaciones que no salieron como estaban previstas: Peter llegando tarde a su propia boda y el Doctor Extraño borrando recuerdos a diestro y siniestro.



Un día más: Y aquí está el número uno, el infame “mefistazo” que deshizo años de vida de Peter Parker, anuló su matrimonio, prolongó la vida de tía May y lo volvió a condenar a ser el juvenil briboncete lanzarredes que vende sus fotos al Bugle por cuatro duros. Todo por obra del mismo diablo, Mefisto, y a cambio de no haberse casado jamás con Mary Jane. De hecho, solo Mary Jane recuerda cómo era todo antes y si alguna vez se lo contara a Peter, el hechizo se desharía y tía May, moribunda por un disparo en el momento del trato, perdería la vida. El porqué de que los fans abominen esta absurdez es evidente: ¿Peter Parker, el mismo que habla de poder y responsabilidad, jugueteando con la realidad por prolongar un poco más la vida de una anciana octogenaria? Hasta Spiderman sabe qué líneas no hay que cruzar.

Estas son 15 de las peores historias de Spiderman. ¿Las conocías?

Publicaciones relacionadas

Cerrar