Las armaduras más estúpidas de la historia del videojuego

Las armaduras más estúpidas de la historia del videojuego

La industria del videojuego es una industria relativamente joven. Las décadas que tiene a sus espaldas se pueden contar con los dedos de una mano, pero ya han tenido tiempo más que suficiente para traer millares, o millones, de experiencias diferentes, de sorprendernos una y otra vez tanto para bien como para mal.

El portal PCGamer ha querido centrarse en las sorpresas que no sabríamos dónde colocar exactamente. Han elaborado una extensa recopilación con las armaduras más estúpidas de la historia del videojuego, y lo cierto es que son a cada cual peor. Los diseñadores tras ellas decidieron dejar a un lado el sentido tanto defensivo como práctico de estas vestimentas para la batalla y prefirieron dar vida a algo que ha pasado a los anales de la historia.

A continuación os dejamos con todas ellas. Peores o mejores, algo consiguieron con facilidad: sorprender a todo aquel que las viera.

 

Enclave – Lady von Cabezacubo

 

Lands of Lore – El Krang del medievo

Ghosts and Goblins – Un caballero desmembrado

 

World of Warcraft – El sobrecargado Rey Exánime

 

Ultima VIII – Lord von Cabezacubo

 

South Park – Bien aislado

 

Vampire: The Masquerade – Bloodlines – Tunea mi ropa

 

Lineage 2 – Elfas de cuero

 

Fallout: New Vegas – Están locos estos romanos

 

Planescape: Torment – Un gran problema de armario

 

Wolfenstein 3D – Robo-Hitler

 

City of Heroes – Cabeza cuadrada

 

Killing Floor 2 – Muerte a contra reembolso

 

Dark Souls – Complejo de jirafa

 

Overwatch – Me dejas de piedra

 

Prince of Persia 2 – Oscura y fría

 

Mass Effect – La vida en rosa

 

Deathtrap Dungeon – Amor encadenado

 

Sacred – ¿Valkiria?

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar