Las armas más estúpidas de los videojuegos que al final resultaban útiles

Las armas más estúpidas de los videojuegos que al final resultaban útiles

La inmensa mayoría de videojuegos que nos llega cada mes tiene, al menos, un pequeño componente de acción (para muchos es la parte fundamental). Es precisamente por ello que los encargados de esos títulos tienen que nutrirnos con un gran arsenal de armas para que podamos hacer frente a todos los peligros que nos acechan. Pero lo cierto es que, en algunas ocasiones, a los desarrolladores se les va de las manos lo de las armas.

Hoy, precisamente, queremos hablarte de algunas de las armas más estúpidas que nos hemos encontrado en el mundo de los videojuegos. Sin embargo, lo más curioso de todo es que pese a ser armas de lo más extrañas al final podían acabar siendo realmente útiles para ayudarnos a acabar con el enemigo. Sin más dilación te dejamos con nuestras propuestas y te invitamos a que nos dejes las tuyas propias en la caja de comentarios.

Bayonetta

Si has jugado a Bayonetta seguro que quedaron grabados en tu retina los Ataques Maleficio, unos movimientos ofensivos con los que nuestra bruja puede invocar Demonios Infernales usando como conducto… su propio pelo. Efectivamente, el cabello de la bruja Bayonetta es el modo de poner en marcha este estúpido ataque que, no obstante, acaba siendo de los más poderosos y espectaculares de ver en acción.

The Elder Scrolls V: Skyrim

Los artefactos daédricos son los más potentes (y también los más extraños) de Skyrim. El que sin duda se lleva la palma es el bastón Wabbajack, que nos permite apuntar a un soldado, oso, spriggan o dragón y convertirlo en algo aleatorio. Nuestro enemigo puede acabar siendo un cangrejo, un bollo de canela o algo mucho más peligroso. De todos modos si te topas con un dragón vale la pena probar suerte. En algo peor no se convertirá.

Dead Space 2

Al completar Dead Space 2 en la más alta dificultad desbloquearás el cañón de mano. Se trata de una mano de gomaespuma roja que puede parecer una recompensa inútil, pero lo cierto es que cuando dispares te quedarás boquiabierto. El cañón de mano es capaz de segar todas las extremidades de un necromorfo en un abrir y cerrar de ojos, de modo que al final resulta ser el arma más impresionante de todo el videojuego.

Ratchet and Clank

Uno de los aspectos más divertidos de cualquier Ratchet and Clank es su variado arsenal de armas. Una de ellas es el Ovejéitor, que nos permite convertir a todos los enemigos en ovejas. Funciona como el Wabbajack de Skyrim pero de un modo mucho más efectivo y predecible, de modo que a fin de cuentas acaba siendo una herramienta mucho más útil en combate. Por no hablar de lo que divertido que es oír balar a los enemigos.

Borderlands 2

Si hay un juego con miles de armas diferentes ese es Borderlands 2, el loco título de acción de Gearbox que se ambienta en Pandora. El francotirador estrella de la mañana es uno de los más potentes del juego, pero tiene un estúpido inconveniente: tiene voz y no duda en usarla cada vez que vas a disparar. Sí, alerta a los enemigos, pero cuando una bala alcanza a algunos de ellos ya no hay nadie a quien alertar, pues ya estará muerto.

Dead Rising 2

 

No sabemos cómo sería manejar este instrumento en la vida real, pero al protagonista de Dead Rising 2 se le da de miedo. Hablamos de ese remo con una motosierra enganchada a cada uno de sus extremos. Puede parecer poco ortodoxa e incluso algo ridícula, pero lo cierto es que hay pocas armas mejores en el juego de Capcom para derribar a decenas de zombis en un abrir y cerrar de ojos. Chuck Green sabe lo que se hace.

Fallout 4

En el apocalipsis nuclear hay escasez de todo tipo de recursos y las balas no son una excepción. Es por ello que el Junk Jet surgió para resolver todos tus problemas. Se trata de un arma de diseño rústico que te permite introducir cualquier chatarra o basura que encuentres por el escenario para disparársela directamente a tu enemigo. Puede que no sea la forma más elegante de acabar con una vida, pero es tan efectiva como cualquier otra.

Publicaciones relacionadas

Cerrar