Las batallas contra jefes más ridículamente fáciles de los videojuegos

Las batallas contra jefes más ridículamente fáciles de los videojuegos

La gran mayoría de los videojuegos actuales siguen haciendo uso de mecánicas que tradicionalmente han funcionado bien. Si algo funciona por qué hay que cambiarlo, pensarán. Una de esas mecánicas es la de los jefes finales, enemigos supuestamente superiores en fortaleza y habilidades a todos los que nos hemos encontrado anteriormente en el juego y que aparecen para complicarnos la recta final.

Sin embargo, algunos videojuegos pecaron de ofrecernos un jefe final tan sumamente fácil que llegaba incluso a ser ridículo. Es por ello que hoy queremos acercarte una lista con algunos de los jefes que, a nuestro juicio, deberían haber puesto las cosas un poco más difíciles o al menos no haber sido tan deplorables. Sin más dilación te dejamos con nuestras propuestas y te invitamos a que nos dejes las tuyas propias en los comentarios.

Alduin (Skyrim)

A lo largo de nuestras cientos de horas en Skyrim luchamos contra múltiples dragones siempre dispuestos a complicarnos la existencia. Sin embargo, cuando llega la hora de luchar contra Alduin, el dragón supremo, en Sovngarde todo se vuelve excesivamente sencillo. Somos demasiado poderosos, tenemos aliados inmortales que “tanquean” al dragón y tenemos el grito que nos permite traerlo al suelo cuando queramos.

Coronel Autumn (Fallout 3)

A Bethesda, por lo general, no le gusta complicarnos la vida con los jefes finales. Y es que si echas la vista atrás recordarás que en Fallout 3 íbamos camino del purificador de agua mientras el robot Liberty Primer acababa con todos los enemigos. Por si fuera poco, ya dentro del Jefferson Memorial tan solo debíamos disparar unas cuantas veces en la cabeza con el VATS al Coronel Autumn y ya habríamos superado los peligros.

Rodrigo Borgia (Assassin’s Creed 2)

La “dificultad” extra en el jefe final de Assassin’s Creed 2, el papa Rodrigo Borgia, era que el juego decidía quitarnos todas nuestras armas y herramientas. No importaba en absoluto, pues lo único que debíamos hacer era protegernos y esperar para contraatacar cualquier ataque de Borgia. Es difícil encontrar una batalla final que plantee menos reto que la de Assassin’s Creed 2, y eso que el resto del juego es sencillamente maravilloso.

Fontaine (BioShock)

Una de las grandes obras maestros de nuestro tiempo no tuvo un final a la altura. Es cierto que la cinemática de conclusión es genial, pero el jefe no lo era tanto. Ese Fontanine hipervitaminado, además de ser desagradable a la vista, era tremendamente sencillo. Tan solo debíamos soltarle todos los plásmidos y munición que habíamos ido acumulando y no nos costaría más que tres minutos acabar con él.

Necromorfo gigante (Dead Space)

Encontrar los puntos débiles de los jefes en los videojuegos siempre ha sido una ardua tarea. No en Dead Space. Y es que el necromorfo gigante que sirve como conclusión de la primera aventura de Isaac Clarke tiene enormes puntos de color amarillo brillante. Lo único que debemos hacer es esquivar sus alargados tentáculos y disparar con todo lo que tengamos a esos puntos concretos. Sencillo y para toda la familia.

Talbot (Uncharted 3)

Los Uncharted nunca han destacado por tener jefes finales inolvidables, pero lo cierto es que Talbot en Uncharted 3 era mucho peor que olvidable. Tras quedar atrás Marlowe en una cinemática, Talbot perdía la cabeza e iba a por el bueno de Nate. Esa batalla se resolvería con uno de los Quick Time Events menos desafiantes de los últimos años. Solo había que pulsar un par de botones y Talbot también estaría fuera de juego.

GLaDOS (Portal)

Como juego de puzles y rompecabezas seguramente Portal es lo mejor que hemos podido disfrutar en la última década, pero lo cierto es que los ingeniosos desafíos no estaban a la altura del jefe final. Sí, GLaDOS es el villano que todo juego desearía tener, pero la batalla final contra el robot es absolutamente decepcionante. No por nada en especial, sino por ser tan sencilla que no va acorde con el resto de la propuesta.

Publicaciones relacionadas

Cerrar