Las batallas finales más ridículas de los videojuegos

Las batallas finales más ridículas de los videojuegos

Este artículo contiene SPOILERS de varios videojuegos

A lo largo de su historia, una gran cantidad de videojuegos han optado por cerrar sus historias con un jefe final que nos ponga las cosas difíciles por última vez. Un último desafío antes de poder respirar aliviados y satisfechos por el trabajo bien hecho. Sin embargo, los enfrentamientos finales no siempre son tan satisfactorios como nos hubiera gustado y hoy tenemos unos cuantos ejemplos de ello.

Y es que lo que hoy te traemos en nuestro nuevo reportaje es precisamente eso: las batallas finales más ridículas que hemos vivido en los videojuegos de los últimos años. Algunas nos decepcionaron por ser extremadamente sencillas, otras por privarnos de las habilidades que hemos usado durante todo el juego y otras por ser sencillamente inverosímiles e incluso desagradables. ¿Con cuáles te quedas tú?

Assassin’s Creed 2

Durante toda la aventura de Assassin’s Creed 2, el bueno de Ezio Auditore busca venganza contra los asesinos de su familia. El máximo responsable resulta ser Rodrigo Borgia, pero la batalla final contra él en Roma no es más que un fraude. Y es que tras haber conseguido multitud de habilidades tenemos que enfrentarnos a él obligatoriamente a puños.

Uncharted 3: La traición de Drake

Nadie pone en duda la calidad de la saga Uncharted y de su tercer episodio, aunque lo cierto es que el final no fue lo más acertado. Marlowe queda fuera de juego y ni siquiera participa en ese tramo final, pero la pelea con Talbot, con quien queríamos ajustar cuentas, se resuelve con un sencillo Quick Time Event que no supone reto alguno.

Far Cry 3

La colosal aventura de Ubisoft en Far Cry 3 se nos vendió como una lucha cara a cara contra un lunático villano llamado Vaas. Sin embargo este no era nuestro enemigo final, sino que se trataba de un tipo llamado Hoyt Volker, cuyo enfrentamiento también se despacha con solo pulsar un botón, algo menos desafiante de lo que esperábamos.

Resident Evil 5

Chris Redfield y Sheva Alomar disparan sin piedad a Wesker e incluso le tiran de un vehículo aéreo en marcha, pero ese no es el final. No pondremos más pegas a la batalla final contra Albert Wesker en Resident Evil 5, pero no nos queda más remedio que hacerlo con la forma de llegar a él: nunca olvidaremos a Chris Redfield moviendo a puñetazos una roca que es más grande que un elefante.

Gears of War 2

La acción incesante de Gears of War 2 nos llevaba a un enfrentamiento final que pintaba de lo más épico. Realmente lo es, pero también nos sorprendió por su tremenda sencillez de resolución. Tras habernos peleado con medio ejército Lambent salía a nuestro paso un temible brumak. Sin embargo, la forma de acabar con él era tan simple como hacer uso del Martillo del Alba.

Fallout 3

La última misión de Fallout 3 era absolutamente épica. Acompañados de la Hermandad del Acero y un gigantesco robot debíamos acabar con el Enclave y llegar a la purificadora de agua antes que ellos. Pero una vez entramos en el recinto final nos quedaba un último escollo, el coronel Autumn. Escollo por llamarle algo, pues este jefe final moría de unos pocos disparos y ya había acabado toda la resistencia enemiga.

Batman: Arkham Asylum

La ambientación del primer Batman Arkham era uno de sus puntos fuertes, al igual que recorrer los pasillos del manicomio de Arkham en busca de nuestro siempre escurridizo Joker. Finalmente teníamos el enfrentamiento deseado, aunque el Joker se había convertido en un ser hipervitaminado y musculado de lo más desagradable. Hubiéramos preferido que se le ocurriera otra loca idea, la verdad.

Publicaciones relacionadas

Cerrar