Las cajas de botín podrían tener los días contados en Alemania

Las cajas de botín podrían tener los días contados en Alemania

Vuelve el debate, ¿las cajas de botín son un peligro para los menores de edad? El tema no es la primera vez que se plantea, sólo hay que recordar cómo a comienzos de este 2018 un senador estadounidense ya advirtió de los posibles riesgos de estos elementos y avisó a los padres de lo “devoradores” que podían ser estos videojuegos al fomentar la ludopatía en sus hijos. Por ello incluso llegó a plantear un proyecto de ley para controlar la presencia de estos micropagos.

Ahora es Alemania el país que presenta el debate. Tal y como indica la Comisión Germana de Protección al Menor, un estudio de la Universidad de Hamburgo advierte del peligro que tienen las cajas de botín en menores. Dicho trabajo ha llegado a la conclusión de que la presencia de estos elementos en los videojuegos aumenta el riesgo de ludopatía en adolescentes y niños. Una posible violación de ley de protección a la infancia del país teutón.

En este punto conviene recordar cómo terminó este debate en otros países. Por ejemplo, Dinamarca ya concluyó que las cajas de botín sí podían equipararse a las apuestas en determinadas circunstancias en las que concurriesen los siguientes elementos: inversión de dinero real por parte del jugador, presencia del azar en la obtención del premio y recompensa que pueda traducirse en una ganancia económica para el jugador posteriormente.

Otros como Reino Unido directamente no consideran que las cajas de botín sean apuestas al no cumplir los requisitos que su legislación expone para estos casos. Según la Comisión del Juego y Apuestas de este país, al haber otras formas de obtener dichos premios no se está incitando al gasto ni a la ludopatía.

También ajenos al ámbito político existen entidades como Consumers for Digital Fairness, fundación sin ánimo de lucro que promete enfrentarse a la industria del videojuego para frenar la presencia de cajas de botín. Para ello han iniciado una campaña con la que pretenden llegar hasta las más altas esferas de Estados Unidos y conseguir regular esas microtransacciones.

Aunque quizás esta tendencia, a la larga, se reduzca. Así lo cree Doug Creutz, analista de videojuegos, que opina que los estudios han aprendidos de casos como el de Star Wars: Battlefront 2 y que harán menos presente estos elementos en sus producciones. ¿Influirá en algo la decisión final que tome Alemania sobre las cajas de botín?

 

Cerrar