Las comidas más extrañas de los videojuegos

Las comidas más extrañas de los videojuegos

Ir de aventuras de acá para allá abre el apetito, incluso si eres un amasijo de píxeles o de polígonos con texturas. Hasta los personajes de videojuego son susceptibles de sucumbir a la gusa, y no queremos que desfallezcan en mitad de una importante misión. Por ello, hay que mantenerles bien alimentados y nutridos con rida comida para que sigan estando sanotes hasta que caigan en la siguiente trampa mortal o sean hechos pedazos por algún enemigo. Pero si mueren, que no sea de no haberle dado buenos alimentos.

Lo que sí hay que tener en cuenta es que en todas partes cuecen habas, pero no necesariamente hay que irse a una dieta de esta legumbre cuando cada juego nos puede brindar sus propias delicias programadas para satisfacer el paladar de sus personajes. Algunas de ellas tienen una pinta estupenda, como algunos menús que te puedes llevar entre pecho y espalda en la saga Grand Theft Auto o los platos que los Sims con mayor puntuación en cocina pueden preparar y que son dignos de ganar estrellas Michelín.

Por otro lado, hay mejunjes que no querríamos probar ni aunque nos fuera la vida en ello. Para nosotros, mejor un hervidito o un bocata de mortadela, que estas comidas tan raras de videojuego que nos desglosa Kotaku se las dejamos a los personajes que los protagoniza. Las puedes ver a continuación, y si te quedas con hambre te hacemos un huevo frito o algo:

Baten Kaitos: Delicias como mezclar helado derretido y un huevo frito con wasabi tenían recompensa con  su ingesta, ya que aumentaba ciertos stats.

Breath of Fire 2: El drama llega cuando la vida del héroe depende de un concurso de cocina para el que necesita hacer un plato a base de carne de insectos.

Final Fantasy XIII: Lightning Returns: Entre las joyas que puedes degustar en el juego figuran el queso peludo, los tacos de lagarto o el filete de gato.

Illusion of Gaia: En este RPG se menciona una delicatessen llamada «tarta de caracoles con nata». Ñam, ñam.

Persona 4: Si quieres comer bien en un juego prueba los tazones de carne de Persona 4. Te transportan a otra dimensión. Literalmente.

Tomodachi Life: Los miis de este juego no solo comen lo que sea. ¡Es que además se comen platos y todo! Ese toque crujiente de la cerámica es lo mejor.

Tales of the World: Radian  Mythology: Por mucho que guste el yogur, comerse uno que ha salido de un zombie no es buena idea.

The Legend of Zelda: Breath of the Wild: Muchas de sus comidas tienen muy buena pinta, pero eso de que la «comida dudosa» salga pixelada…

Final Fantasy XV: El tazón de Papá Pájaro y su Bebé es exactamente lo que significa. Se obtiene la receta tras conseguir la del tazón de arróz Madre e Hijo.

 

Snatcher: Los gourmets del futuro no pueden perderse la pizza Neo Kobe, la cual se disfruta mojándola, cual porra en chocolate, en una rica sopita de miso.

Resident Evil 2: Uno de sus persoajes secretos es, además, una comida: el tofu. Aunque su final no es muy prometedor. Para el tofu, los zombies no son tanto problema como los humanos…

Life is Strange: El problema no es tanto la comida como las cucarachas que rondan por el restaurante Two Whales Diner en este juego.

Publicaciones relacionadas

Cerrar