Las comunidades de caníbales llegan a Fallout 76

Ante la escasez de recursos o por nuevas formas de aportar experiencias al juego, el canibalismo ha llegado para quedarse.

Las comunidades de caníbales llegan a Fallout 76

El canibalismo es ya un elemento casi fijo de cualquier mundo post-apocalíptico. La falta de recursos a veces obliga a uno a tomar medidas desesperadas y en ejemplos como The Walking Dead, Days Gone o The Last of Us se han visto casos de humanos racionales que se han amparado en su derecho a subsistir para justificar su necesidad de devorar a congéneres de su misma especie. Fallout, la mayor muestra post-apocalíptica del mundo de los videojuegos no es una excepción a esto, como se comprobará a continuación.

La primera gran muestra del canibalismo en la saga es la habilidad Caníbal, presente en Fallout 3, Fallout: New Vegas , Fallout 4 y Fallout 76, con la que el jugador puede ingerir los restos de los enemigos y NPCs a los que hubiese matado. En Fallout 3 y New Vegas estaba presente el concepto de Karma, sobre la moralidad de las acciones del protagonista y que desaparecería con Fallout 4. Consumir a humanos delante de NPCs proporcionaba mal karma porque obviamente eso de profanar cadáveres y comérselos aunque sea en una sociedad derruida no está muy bien visto. A mayores varios de tus compañeros tampoco estarán especialmente conformes al verte comiendo gente. La habilidad, además, permitía nuevas opciones de conversación con aquellos que compartieran tan “refinado” gusto.

Habilidad

En Fallout 3 se podía visitar el apacible pueblecito de Andale, donde éramos recibidos por dos familias americanas tradicionales: blancos, enemigos del comunismo y grandes defensores del «American way of life». Ambas familias tenían un par de hijos y una de ellas convivían con un abuelo, un anciano que nos advertía de que algo iba mal pero al que su hijo despachaba como un viejo loco y que no hiciésemos caso de sus tonterías. El personaje protagonista del juego, el Trotamundos Solitario, era invitado a comer por cualquiera de las familias y el plato consistía en algo llamado «Carne Rara». Nada sospechoso. A mayores hay grupos de cazadores caníbales al norte del mapa del juego que nos convertirán en su presa. Finalmente en el DLC Point Lookout, en las ciénagas se veían a paletos endogámicos y afectados por la radiación y también caníbales que además practican oscuros rituales, muy similares a los de películas como La Matanza de Texas o Las Colinas Tienen Ojos.

Si éramos hábiles con el Sigilo o expertos con las Ganzúas podíamos robarle a cualquiera de los cabezas de familia una llave que podía abrir un cobertizo. Una vez abierto veíamos un montón de restos humanos y cadáveres de moradores del yermo que tuvieron la mala pata de acabar en el pueblo. Al salir del mismo los cabezas de familia, esta vez no tan amables y bien armados, ofrecían la posibilidad de que hiciéramos la vista gorda o que si quisiéramos decir algo al respecto que adelante. Si lo dejábamos correr seguiremos siendo amigos de las dos familias, que nos invitarán a comer deliciosa carne humana una vez al día y si no pues impartimos justicia por nuestra cuenta hacia sus anteriores víctimas y los niños se quedarán al cargo del abuelo, ese anciano al que se creía loco pero nos estaba diciendo la verdad y que le podrá ofrecer a esos niños una posibilidad de crecer con normalidad y con suerte esperar que no perpetúen el macabro legado de su familia.

Andale

En Fallout: New Vegas, el excelso juego desarrollado por Obsidian, había una mayor presencia de la antropofagia. Primero con la presencia de Violet, una de los lugartenientes de la principal banda de saqueadores del juego, los Maníacos. Recibimos la misión de manos la República de Nueva California (RNC) de acabar con ella y veíamos que nos lanzaba su enorme jauría de perros salvajes contra nosotros mientras nos disparaba con su rifle de caza. Una vez despachada íbamos a su asentamiento y veíamos un montón de restos humanos, con lo cual ya veíamos la base de su alimentación (y la de sus perros también, naturalmente). Al igual que en Fallout 3, aquí también hay una pequeña banda enemiga con el canibalismo como principal elemento conocida como los Chacales.

A nivel más argumental, en New Vegas veíamos entre los casinos de la ciudad el Ultra-Luxe, el local más distinguido y sofisticado, la creme de la creme, regentado por la facción llamada la Sociedad de Guante Blanco. Una vez que nos han facilitado el acceso al mismo para resolver la desaparición del hijo de un magnate de la industria cárnica, veíamos que una pequeña parte de la alta sociedad practicaba el canibalismo ya que consideraban que la carne humana era la carne más distinguida y exquisita y que había vuelto a la palestra de manos del chef del casino, cabecilla de esta trama de secuestros y gastronomía humana. El Mensajero, protagonista del juego, tenía que destapar esta trama procurado evitar no acabar en el menú del día en el intento. Lo fascinante del juego es que hasta la decisión más moralmente aceptable tiene sus consecuencias si no tienes la suficiente persuasión (con la habilidad Conversación en este caso) y el magnate, ofendido por el intento del casino de comerse a su hijo, amenaza con no volver a distribuir nunca carne de brahmán (las vacas mutantes bicéfalas típicas de la saga), condenado a la hambruna en el futuro a sus habitantes y hay que convencerlo de lo contrario.

Sociedad de Guante Blanco

Finalmente, en Fallout 4 en la expansión Far Harbor estaba presente la banda enemiga conocida como los Tramperos, todos ellos caníbales. En una misión en la que teníamos que proporcionar un hogar a unos jóvenes sin hogar, está la opción de servirselos en bandeja de plata (nunca mejor dicho) a un trampero llamado Malcolm a cambio de unas chapas (la moneda de la saga), para que se dé todo un banquete con ellos.

Y llegó Fallout 76, con el objetivo central de formar una comunidad para hacer frente a ese mundo post-apocalíptico. La habilidad Canibal vuelve a estar presente y si los jugadores les da pereza cargar el inventario con comida recurren al canibalismo para subsistir y, la temática del juego ha permitido que estos jugadores antropofagos se unan en comunidad y siembran el terror como informa Patricia Hernandez, editora de Polygon. El jugador conocido como Captain Weird es uno de los principales defensores de este «medio de vida» alegando su derecho a la supervivencia y que no devora a alguien que no haya intentado hacerle daño previamente.

EATT

Otra anécdota sobre canibalismo post-apocalíptico es la del jugador Graul, que vio a otro jugador al borde de la muerte después de enfrentarse a un grupo de enemigos. Graul pudo haberle reanimado pero en vez de ello decidió darse un festín con los órganos del personaje del otro jugador, el cual debió quedarse alarmado por la experiencia.

Siguiendo el legado de la Sociedad de Guante Blanco de New Vegas, varios miembros de la comunidad de Fallout 76 han formado el grupo EATT (Establishment of Appalachians Taste Testers), traducido al castellano como Institución de Catadores Apalaches, que repite el mismo esquema de caníbales de clase alta y que visten ropa exquisita. Fue fundada por el jugador Donald Meeks, al cual no le quedó más remedio que devorar personajes al no disponer de comida en el inventario y ahora es un orgulloso caníbal. La comunidad actualmente tiene más de 600 miembros, de los cuales no todos son antropófagos pero sin embargo hay un Club de la Lucha donde el ganador puede quedarse con las pertenencias de tu oponente. Eso sí, tu rival es un caníbal y te vence más te vale que te mentalices que muy pronto vas a acabar en su estómago. En el EATT, como era de esperar, también hay un restaurante y un Club de la Comedia, porque el humor negro es a veces la mejor cura para evadirse de que estás matando a humanos y luego te los comes. Lo más destacado es que también tienen un Club de Caza donde un miembro se presenta voluntario para ser cazado y tiene que sobrevivir durante 10 minutos antes de que los miembros del EATT lo cojan. Uno de los miembros del EATT, el jugador Marcus Jaurigue, dice que con esto intentan aportar la experiencia divertida que Fallout 76 no aporta de fabrica.

Trampa

Los miembros del EATT en general aportan una perspectiva divertida con sus acciones. El jugador Brother Corrigan crea divertidas trampas para cazar a sus presas, como un centro de reclutamiento de la Hermandad del Acero, la facción más famosa de la saga. Al entrar en el mismo, el pobre personaje incauto va directo a su muerte y listo para ser devorado. Uno de los recuerdos más divertidos del jugador Chris Wright fue dar caza a un novato en el juego con la canción Techno Syndrome, el famoso tema de las adaptaciones cinematográficas de Mortal Kombat.

En definitiva, si jugáis a Fallout 76 podéis probar a uniros a la EATT y aportar divertidas experiencias a vuestras horas de juego, donde el canibalismo está permitido pero afortunadamente solo virtualmente, claro.

Compra Fallout 76 para Playstation 4 en Amazon

Compra Fallout 76 para Xbox One en Instant Gaming

Compra Fallout 76 para PC en Gamivo

Nacho Pena

Sociologo y comunicador coruñés. Devorador de cine, series TV, videojuegos, libros y cómics, de los cuales tengo la suerte de poder escribir sobre ellos en diferentes sitios.

Publicaciones relacionadas

Cerrar