Las conspiraciones más locas de los videojuegos

Se han oído auténticas barbaridades cuando miramos al sector de los videojuegos. A pesar de tener un fin lúdico, y también cultural últimamente, el público siempre ha tenido ciertas reticencias al mirar a esta industria tan joven y grande. Debido a esto, se ha dado pie a numerosos debates y creencias que no son más que un sinsentido con el que se trata de señalar a los juegos como algo capaz de auténticas barbaridades.

Muchas personas han llegado a decir que hay mensajes subliminales, experiencias que tratan de provocar comportamientos determinados y otras tantas cosas con las que siempre se ha tratado de achacar un efecto negativo en cualquier título con un gran calado. Puede que a veces haya alguna peculiar coincidencia de por medio, como también que todo sea una mentira mayúscula, pero existen los suficientes casos como para hacer un buen repaso y sacar a la luz las conspiraciones más locas de los videojuegos.

¿Era Berzerk un juego imbuido por el demonio?, ¿quiso Saddam Hussein conquistar el mundo usando PlayStation 2? Locuras de ese calibre y más, aquí, para que os riais un rato y de paso veáis hasta qué punto las locuras pueden promoverse por todo el planeta cuando hablamos de juegos.

 

Mario es comunista

Una de las teorías conspiranoicas más locas de la industria es esa que dice que toda la trayectoria de Mario es un reflejo del alzamiento comunista. La bandera blanca con estrella roja que alzaba en Super Mario Bros. es, para muchos, parte de la simbología de esta corriente, a la que remataba teniendo como uno de sus elementos más icónicos un martillo (el que todos hemos visto en el primer Donkey Kong). Si sumamos que esta herramienta forma parte de la bandera de la USSR, tenemos más caldo de cultivo para quienes siguen esta creencia.

 

Pokémon y los suicidios

Una afirmación que pasó a ser también parte del imaginario y del sector de las leyendas urbanas. Cuando Pokémon Rojo y Verde salieron a la venta en Japón allá por el año 1996, muchos afirman que hubo un aumento en la tasa de suicidios infantiles dentro del país a consecuencia del videojuego. El motivo, según alimentan, era una mezcla entre la melodía (alterada cuando se lanzó en Occidente) y el contexto de esta localización, con ese cementerio para Pokémon.

 

Berzerk y la satánica puntuación

La máquina recreativa de Berzerk tuvo, allá por comienzos de los 80, una vinculación con la religión y el satanismo. Cuando el jugador Jeff Dailey, de 19 años, consiguió una puntuación de 16.660 puntos en el juego, falleció de un ataque al corazón. Una coincidencia para muchos que pasó a adquirir cierto tinte preocupante un año después, cuando Peter Burkowski, de 18 años, falleció también de un infarto a los quince minutos de conseguir una alta puntuación. ¿Qué conexión había entre ambos?, que en su puntuación había tres seises.

 

The Legend of Zelda y la apología del nazismo

Cuando The Legend of Zelda salió a la venta corría el año 1986 y los videojuegos seguían dando sus tempranos pasos para erigir la industria que hoy tenemos. La tercera mazmorra de este juego causó una gran controversia porque su estructura, tal y como reflejaba su mapa, era para muchos un reflejo de la esvástica que caracteriza a la simbología nazi. Gran cantidad de padres pidieron que se retirara el juego por la apología al nazismo que realizaba, pero lo único que demostraron fue su ignorancia, ya que en realidad el símbolo es al revés y este lo único que simboliza es la paz según la mitología hindú.

 

PlayStation 2 para terroristas

Al parecer, en el año 2000 se hizo correr la voz alegando que Saddam Hussein, presidente de Irak, estaba comprando una inmensa cantidad de consolas PlayStation 2. Se trataba de unas fechas cercanas al lanzamiento de esta, y al parecer más de 4.000 unidades fueron a su región en una porción mínima de tiempo. Muchas voces empezaron a sonar para afirmar que se estaba haciendo con ellas para sacar provecho de sus procesadores y usarlos en conjunto con el fin de montar un potente sistema de misiles guiados. Una locura desde el primer momento en el que siquiera comenzó a rumorearse.

 

Los videojuegos te convierten en alguien violento

No hace falta hablar de un caso concreto para incidir en esta creencia que tiene más de conspiración que de veracidad, se acumulan tantos casos en los que se trata de vincular el videojuego con el comportamiento violento que es imposible contarlos. Desde el famoso «asesino de la katana» que, supuestamente, se limitaba a imitar lo que veía en Final Fantasy VIII, hasta todos esos supuestos locos que querían plasmar GTA en la vida real. Los estudios realizados por diferentes universidades insisten en que no hay una conexión clara entre juego y violencia, pero es mucho más fácil salir ahí fuera a gritar muchas veces una mentira. Ya sabéis, el efecto Goebbels.

 

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.
Cerrar