Las cosas más crueles que hemos hecho jugando a videojuegos

Las cosas más crueles que hemos hecho jugando a videojuegos

La mayoría de grandes videojuegos que se lanzan cada año nos ponen en la piel de personajes que deben disparar, golpear y, a fin de cuentas, matar a todo lo que se nos ponga por delante. Sin embargo, eso no es lo más cruel que nos obligan a hacer en el ocio electrónico. Y es que con el paso del tiempo hemos tenido que hacer verdaderas monstruosidades para poder completar un juego al cien por cien.

De ello precisamente queremos hablarte en nuestro nuevo artículo de hoy, en el que repasamos algunas de las cosas más crueles que hemos hecho jugando a videojuegos y que estamos seguro que también tú hiciste en algún momento. No obstante, estas no son más que nuestras propuestas personales, de modo que te invitamos a que nos dejes las que se te ocurran a ti en la caja de comentarios para que el listado sea todavía más completo.

Red Dead Redemption

Si queríamos completar Red Dead Redemption al cien por cien debíamos conseguir un logro o trofeo (según la plataforma en la que jugásemos) de lo más salvaje. Con el bueno de John Marston debíamos atar a una mujer, llevarla hasta la vía del tren y contemplar cómo el vehículo motorizado acababa con su vida pasándole por encima. Un logro de lo más desagradable por el que había que pasar para completar el título.

Fallout 3

Una de las primeras grandes misiones de Fallout 3 nos daba la opción de desactivar la bomba atómica de Megatón y salvar la vida de sus habitantes… o de modificarla para explotarla a distancia y ver el resultado desde la Torre Tenpenny. Reconócelo: aunque eligieras la opción del buen karma estamos seguros de que acabaste cargando otra partida para ver cómo hubiera sido volar el asentamiento por los aires.

Call of Duty: Modern Warfare 2

En la misión No Russian de Modern Warfare 2, uno de los Call of Duty más queridos, estábamos infiltrados en un grupo de rusos que decidían ir al aeropuerto armados hasta los dientes y acribillar a balazos a todo aquel inocente que se cruzara en su camino. La misión estaba claramente diseñada para dar que hablar entre la gente. Y vaya si lo consiguió, pues hoy, ocho años después, seguimos haciéndolo con frecuencia.

Spec Ops: The Line

Este infravalorado título es, probablemente, uno de los que mejor ha retratado la crudeza de la guerra en el mundo de los videojuegos. Y es que en una fase del juego, siendo acribillado a tiros por personas sin identificar, el protagonista decide bombardear a los enemigos. Cuando llegan al lugar en el que se encontraban descubre que los atacantes estaban en el mismo asentamiento que otros refugiados con niños inocentes.

Dead Space 2

Esto no es cruel, es muy retorcido. En Dead Space 2 el bueno de Isaac Clarke necesitaba sacar un dispositivo que tenía en su cabeza y la única forma de lograrlo era punzándose el ojo con un aparato concreto. Fallar en esta fase nos haría vivir uno de los momentos más desagradables que recordamos, pero hacerlo correctamente tampoco es que sea santo de nuestra devoción. Una fase horrorosa que no queremos volver a vivir.

Grand Theft Auto V

Con solo leer el título del juego estamos seguros de que sabes a qué nos referimos. Efectivamente, hablamos de la escena de tortura con el demente Trevor Phillips. Ha habido más escenas de tortura en los videojuegos, pero pocas nos han hecho sentir tan partícipes como esta. Electrocutar, ahogar y golpear son algunas de las acciones que podemos realizar en esta cruel fase que nos hace sentir muy malas personas.

Life is Strange (SPOILERS)

La aventura gráfica de Dontnod Entertainment es muy dramática y dura, pero la decisión final va más allá de esos dos calificativos. La opción “razonable” es dejar morir a Chloe, pero ella lo es todo para Max. La otra posibilidad es sacrificar a toda una ciudad, Arcadia Bay, para poder seguir con nuestra vida con Chloe. Fuera cual fuera tu decisión estamos seguros de que acabaste sintiéndote realmente angustiado.

Publicaciones relacionadas

Cerrar