Las culturas más arraigadas en el mundo de los videojuegos

Estamos en pleno año 2018 y todavía hay quien se atrevería a sostener que los videojuegos no son una forma de cultura. Lejos de ser meros entretenimientos, el ocio electrónico ha evolucionado a una velocidad de vértigo en los últimos años. Temáticas adultas, profundidad narrativa e increíbles trabajos de documentación y contextualización son algunos de los ingredientes que han elevado el estatus de la industria últimamente, algo que al menos percibimos quienes estamos al tanto de ella.

Un buen ejemplo de todo lo que estamos contando es el reciente God of War. El nuevo videojuego de Santa Monica Studio se ha convertido en uno de los mejor valorados del catálogo exclusivo de PlayStation 4 y en uno de los grandes favoritos para hacerse con el título a Juego del Año, aunque quede más de media temporada todavía. Lo ha hecho con una historia apasionante, un gameplay endiabladamente divertido y con una representación de la cultura nórdica que nada tiene que envidiar a otras grandes obras.

Es precisamente por ello que, partiendo de este ejemplo, hoy queremos dedicar nuestro nuevo reportaje a hablar sobre algunos videojuegos que han recreado de forma tan brillante como el nuevo God of War las diferentes culturas que han aparecido en el mundo a lo largo de la historia. Sin más dilación te dejamos con algunas de nuestras propuestas y te invitamos a que nos dejes las tuyas propias a través de la caja de comentarios para que nos ayudes a aumentar nuestra lista.

God of War – Cultura nórdica

Midgard, Jötunheim, la Serptiente del Mundo, las Valkirias, Thor, Odín, Mimir, Freya, la nieve, los trols. Todo ello y mucho más está presente en God of War. Y es que Santa Monica Studio no solo ha cuajado un magnífico y divertidísimo videojuego, sino que nos ha deleitado con una recreación de la cultura nórdica que no puede detenerse aquí. Deseamos seguir conociéndola en futuras entregas que esperamos que no se hagan de rogar durante demasiado tiempo.

Hellblade: Senua’s Sacrifice – Cultura celta/nórdica

Una de las grandes sorpresas del pasado año fue Hellblade: Senua’s Sacrifice, ganador de cinco premios BAFTA Games. La obra de Ninja Theory era poderosa por estar protagonizada por una guerrera con una severa enfermedad mental, pero lo cierto es que va mucho más allá. Hel, el Ragnarok y otros muchos elementos de la cultura nórdica están presentes en el videojuego, pero nuestra protagonista, Senua, es de origen celta.

Ryse: Son of Rome – Cultura romana

La cultura romana es, probablemente, la que haya encontrado más representación en el mundo de los videojuegos a lo largo de la historia. Especialmente ha encontrado un lugar en el género de la estrategia, pero también juegos como Ryse: Son of Rome lo han hecho. Los dioses romanos, Damocles, los emperadores, las invasiones bárbaras… Crytek cuidó hasta el último detalle visual y cultural de su obra y nos ofreció un producto único en el mercado.

God of War (saga original) – Cultura griega

Y de la cultura romana saltamos a la otra grande, la griega. Una vez más God of War es el grande entre grandes en este sentido. Y es que ninguna franquicia de videojuegos ha hablado tanto y tan bien de la Antigua Grecia como la saga original protagonizada por Kratos. Los dioses del Olimpo, Zeus, el inframundo, la cadena del equilibrio, la caja de Pandora, Atenea, etc. Pocos juegos tienen tanta riqueza cultural como God of War.

Nioh – Cultura japonesa

La cultura japonesa es otra de aquellas que atrae de una forma irracional a los jugadores de todo el mundo. Los amantes de los videojuegos suelen amar Japón y las desarrolladoras lo saben. Nioh logró el año pasado una perfecta conjunción entre la cultura japonesa (samuráis, yokais, espíritus y folklore nipón en general) y la oscuridad propia de la franquicia Dark Souls. El resultado es una obra estética y narrativamente inmejorable, al menos en lo que respecta al lore.

Assassin’s Creed: Origins – Cultura egipcia

La saga estrella de Ubisoft, Assassin’s Creed, ha pasado por todo tipo de épocas históricas y ha tratado todo tipo de culturas, pero pocas tienen la profundidad y la riqueza de la egipcia, otra de esas culturas antiguas y apasionantes. En Assassin’s Creed: Origins no solo descubrimos el Antiguo Egipto, sino que se nos habla de Anubis, la Duat, los faraones, templos, sacerdotes y todo tipo de elementos que cualquiera relacionaría con esta cultura, que ya tiene un nuevo referente en los videojuegos.

Uncharted: El legado perdido – Cultura hindú

Hemos hablado de las culturas romana, griega o egipcia, pero es más que evidente que la hindú no se queda atrás. Uncharted ya había coqueteado con la cultura española colonial o la nepalí en el pasado, pero con el reciente El legado perdido ha ido más lejos. Se nos ha desvelado que Chloe Frazer es mitad india por parte de su padre, motivo por el cual emprende un viaje para encontrar el colmillo de Ganesh. En esa aventura aprendemos sobre los dioses hindúes y sobre la cultura en general.

Rise of the Tomb Raider – Cultura eslava

Baba Yaga es una bruja que come niños y de aspecto terrorífico muy recurrente en el folklore eslavo. Rise of the Tomb Raider no trató esta temática en su videojuego principal, pero sí nos habló sobre la bruja y toda la mitología que la rodea en la expansión llamada Baba Yaga: El templo de la bruja. Puede que no sea muy larga o profunda, pero es una cultura poco tratada en los videojuegos que tiene aquí un buen exponente y que te entretendrá si estás interesado en conocer más sobre ella.

Never Alone – Cultura iñupiat/inuit

La cultura esquimal es una de las más peculiares que haya existido jamás. Desde nuestra posición nos es difícil hacernos a la idea de cómo puede ser vivir en condiciones tan extremas, y eso es precisamente lo que trató de hacernos saber el interesante Never Alone. Puede que no sea una obra maestra, pero este título combina juego con documental sobre los iñupiat, una tribu esquimal perteneciente a la cultura inuit, los esquimales de Groenlandia y el nordeste de Canadá.

Publicaciones relacionadas

Cerrar