Las fases más insoportables que todos los videojuegos tienen

Los videojuegos son nuestro pasatiempo preferido (para algunos incluso una pasión) y es precisamente por ello por lo que estamos aquí. Pero seamos sinceros, por mucho que nos gusten las obras que nos ofrece el ocio electrónico siempre habrá algunas cosas que no nos convenzan. Y no nos estamos refiriendo al precio de los videojuegos o a las políticas comerciales y empresariales, sino a cosas que suceden dentro de los juegos.

De ello precisamente queremos hablarte en el día de hoy, pues lo que encontrarás en la lista que te dejamos a continuación es una selección de fases o secciones de videojuegos que son realmente insoportables y que, por desgracia, están presentes en multitud de títulos. Sin más dilación te dejamos con nuestras propuestas y te invitamos a que nos dejes las tuyas propias a través de la caja de comentarios a fin de complementar las nuestras.

Fases acuáticas

Los videojuegos de plataformas y, en menor medida, también las aventuras de acción suelen tener una fase acuática que, diciéndolo claro, suelen ser un pestiño. La jugabilidad en esta fase cambia por completo, pero al ser una única sección en todo el juego suele estar menos trabajada que el resto del conjunto. Al final nos topamos ante una fase en la que deberemos sufrir para avanzar y que, generalmente, no funciona demasiado bien.

Misiones de escolta

Nunca hemos tenido problema en ir acompañados de otros personajes a lo largo de nuestras aventuras siempre que estos tengan la suficiente inteligencia y habilidad para valerse por sí mismo en combate. Lo peor es cuando no son capaces y el juego nos propone escoltar a determinado personaje hasta un punto en concreto. Nos atacarán por todos lados y tendremos que estar muy pendientes de él, a no ser que queramos repetirlo todo.

Misiones de recolección

Estamos acumulando interesantes misiones secundarias y de repente nos topamos con lo que tanto nos temíamos: una misión que nos pide que recolectemos un determinado número de un ítem concreto. No indica el camino y no podemos cumplirla cuando deseemos, sino que será cuando al fin tengamos todos los materiales cuando volvamos. Habrá a quien le gusten, eso está claro, pero suelen ser lo peor de cada RPG.

Fases de conducción

A fin de aportar algo de variedad al título, muchos desarrolladores optan por introducir una fase de conducción o encima de un vehículo. La saga Uncharted ha demostrado que se puede hacer bien, pero en otras ocasiones nos topamos con momentos verdaderamente incómodos y que estamos deseando superar cuanto antes. La conducción suele ser poco precisa y, como consecuencia, la fase se vuelve tediosa.

Secciones de sigilo

Los videojuegos de sigilo son desafiantes, emocionantes y nos obligan a buscar alternativas silenciosas. Sin embargo, hay otros juegos que no son de sigilo y que también optan por introducir fases en las que, sí o sí, debemos actuar sin ser descubiertos. Lo más normal es que estemos ante momentos de frustración absoluta, pues la mecánica no funcionará normalmente tan bien como en un juego pensado para actuar sigilosamente en todo momento.

Fases de tiempo limitado

A muchos aficionados a los videojuegos les encanta tomarse su hobby preferido con calma y explorar sin ningún tipo de prisa. Hay obras que desgraciadamente no lo permiten y nos obligan a completar alguna de sus fases en un tiempo limitado. Si lo rebasamos no habremos superado la zona y deberemos repetirla, de modo que más nos vale darnos prisa. A algunos les pone la adrenalina, a otros les pone de los nervios.

Niveles de hielo

Si el agua no suele ser buena aliada para los videojuegos, el mismo elemento pero en estado sólido no es mucho mejor. Los niveles de hielo suelen ser incómodos por lo impreciso que es moverse por ellos. Todos los elementos del nivel están colocados a mala leche para que vayamos hacia las trampas si nos descuidamos un solo segundo o si damos un paso que no debíamos dar. Vigilar cada movimiento es fundamental.

 

Cerrar