Las formas más horribles de matar a tus enemigos en los videojuegos

Las formas más horribles de matar a tus enemigos en los videojuegos

A nadie debería sorprender a estas alturas que la mayoría de los videojuegos que nos llegan mes tras mes tienen la acción, la violencia y la muerte como temáticas principales. El ocio electrónico nos permite vivir grandes historias y pasar fantásticos momentos de diversión, pero en la mayoría de ocasiones debemos matar a todo lo que se nos ponga por delante para cumplir los objetivos que nos marcan los desarrolladores.

Sin embargo, también es indudable que la mayor parte de estos videojuegos saben hacer que nos divirtamos de lo lindo poniéndonos manos a la obra y acabando con los enemigos que nos corten el paso. Es por ello que hoy te acercamos algunas de las formas más horribles (y divertidas) que tenemos para matar a los enemigos en los videojuegos. ¿Qué más formas salvajes y violentas se te ocurren a ti?

Decapitación

En la saga Resident Evil hemos tenido que sufrir decapitaciones por parte de infectados con muy mala baba y ataviados con una enorme motosierra. Sin embargo, hemos podido devolver parte de esas decapitaciones en títulos como Fallout 4, en la que con armas cortantes, armas de fuego e incluso granadas podemos mutilar a los enemigos y hacer que sus cabezas, brazos y piernas salgan volando por todas partes.

Empalamiento

Ni que decir tiene que, lamentablemente, los enemigos en los videojuegos nos han empalado en múltiples ocasiones. En la saga Souls tienen especial fijación por empalarnos sin piedad, algo que nosotros también hemos podido hacer en el infravalorado The Darkness con nuestra terrorífica forma de oscuridad. Es una de las cosas más divertidas de un juego que pasó injustamente desapercibido.

Aplastamiento

Cuántas veces hemos caído en trampas en las que las paredes comenzaban a estrecharse y debíamos buscar una solución antes de morir aplastados. Pero también lo hemos podido hacer en muchos juegos. En inFamous, por ejemplo, podíamos usar nuestros poderes eléctricos para lanzar a un enemigo contra una pared o un coche, mientras que Reinhardt de Overwatch es experto en aplastar a los enemigos contra las paredes.

Cayendo al vacío

Muchos han tenido pesadillas a lo largo de sus vidas de las que despertaban tras caer al vacío. Muchos de nuestros enemigos han tenido que sufrirlo en su “vida real”. La saga Uncharted es un buen exponente, pues además de poder tirar a enemigos mientras estamos colgados de cornisas, el villano de Uncharted 3, Talbot, caía al vacío tras una pelea a cuchillo con Nathan Drake en Iram de los Pilares. Se lo merecía, la verdad.

Escopetazo a bocajarro

En los videojuegos hemos tenido en nuestras manos todo tipo de armas de fuego, pero una de las más convencionales también es una de las más salvajes. Nos referimos a la escopeta, capaz de destrozar literalmente a los enemigos en distancias cortas. Un buen ejemplo sería el de Doom, pues hay pocos personajes que se manejen tan bien con la escopeta como el bueno del marine protagonista de esta legendaria saga clásica.

Quemándolos vivos

Si la escopeta es el arma de fuego más salvaje, el lanzallamas es la más sádica. Joel ya iba bien equipado en The Last of Us, pero cuando el lanzallamas cayó en sus manos los chasqueadores empezaron a temerle de verdad. Y eso por no hablar de los humanos, que son los que más sufren una muerte en la que se queman en vida. A nosotros siempre nos gustó utilizarlo al final de la fase del hospital. Ya sabes a qué nos referimos…

Partiéndolos por la mitad

Dejémonos de armas a distancia y vayámonos directamente a lo más gore y horroroso que existe: la muerte por Lancer. El arma preferida de los Gears en la saga Gears of War no solo permite disparar balas, sino acercarte a tu enemigo, sacar la sierra y partirlos literalmente por la mitad. La sangre chorrea a borbotones y los Locust acaban hechos cientos de pedazos y sin saber en qué lugar va cada pieza.

Publicaciones relacionadas

Cerrar