Las localizaciones más terroríficas de los videojuegos

Las localizaciones más terroríficas de los videojuegos

El terror es algo muy subjetivo, pero en ocasiones nos encontramos ante situaciones tan terroríficas que todo el mundo coincide en que dan verdadero miedo. Los videojuegos no han sido una excepción a esta regla y, aunque en los últimos años no hemos tenido tanta producción dentro del género como nos hubiera gustado, lo cierto es que sí ha habido la suficiente como para darnos cuenta de que hay lugares que no queremos volver a pisar.

Es precisamente por ello por lo que hoy queremos dedicarle un artículo a algunas de las localizaciones más terroríficas de los videojuegos. No hablamos de títulos terroríficos (que también), sino de lugares concretos capaces de poner el bello de punta al más calmado del planeta Tierra. Sin más dilación te dejamos con nuestras propuestas y te invitamos a que nos indiques las tuyas propias en la caja de comentarios.

Pasillo infinito (P.T. Demo)

Nunca llegó a convertirse en el ansiado Silent Hills, pero P.T. Demo es una de las experiencias más aterradoras de los últimos tiempos. En gran medida lo es por su localización: un pasillo en el que, en cuanto cruzas la última puerta, te devuelve al principio del mismo. Nuestro objetivo es cambiar cosas para que nuestro siguiente “viaje” sea distinto. Distino y cada vez mucho más horrible que la ocasión anterior.

Silent Hill

Es una saga entera y el título de muchos videojuegos, pero Silent Hill en sí merece una mención en esta lista. ¿Quién querría ir al pueblo fantasma que da nombre a la franquicia en la vida real? Pocas localizaciones más terroríficas que esa se han visto a lo largo de la historia de los videojuegos. Gran parte de la culpa la tienen la inconfundible niebla, la versión “mala” del pueblo y las criaturas que en ella habitan.

Escuela (Dead Space 2)

Estar perdidos en una gigantesca nave espacial invadida por alienígenas debería ser suficiente motivo para tener miedo, pero en Dead Space 2 encontramos otro todavía más aterrador. En el segundo viaje de Isaac Clarke teníamos la mala fortuna de adentrarnos en la escuela de la nave, lo que nos permitiría “conocer” a unos necromorfos mucho más pequeños de lo habituales: niños. Los sonidos que escuchamos no se nos olvidarán.

Fábrica de muñecas (Condemned 2)

No sabemos qué tienen las cosas relacionadas con niños pequeños que siempre consiguen erizarnos el bello cuando jugamos a videojuegos. Otro buen ejemplo de ello es Condemned 2: Criminal Origins, en el que debíamos atravesar una fábrica de muñecas. La ambientación ya era terrorífica, pero cuando vimos a los pequeños juguetes abalanzarse sobre nosotros casi nos dio algo.

Mundo del Espantapájaros (Batman: Arkham Asylum)

Batman siempre ha sido un personaje oscuro y rodeado de dementes y villanos peligrosos, pero en Arkham Asylum encontrábamos una terrorífica sección que no esperábamos. Nos referimos a las apariciones del Espantapájaros en el videojuego, que nos transporta a su particular mundo con alucinógenos y nos hace pasar ratos verdaderamente angustiosos. Verlo ahí tan gigante nos pone muy nerviosos.

Túnel (The Last of Us)

Aunque The Last of Us no es un videojuego de terror al uso, sí tienes muchas fases oscuras y peliagudas. La que se lleva la palma es la del túnel que precede al hospital. En él encontramos una gran aglomeración de infectados (incluidos dos hinchados). Si juegas en dificultad normal y empiezas a masacrarlos a tiros solo te pondrás nervioso, pero si juegas en la máxima dificultad y quieres pasar en sigilo te morirás de miedo.

Dentro del gusano (Gears of War 2)

Hemos experimentado pocas sensaciones más angustiosas que la de estar atrapados dentro de un gusano gigante. El responsable de hacernos pasar ese mal rato fue Gears of War 2. En su interior debíamos evitar sus fluídos, los bichos que se había tragado y, para colmo, también teníamos que empaparnos en su sangre para lograr salir al exterior. No es terrorífico, pero sí una localización extremadamente “creepy”.

Publicaciones relacionadas

Cerrar