Las luces y las sombras de Steve Ballmer

Uno de los pesos pesados del mundo tecnológico ha anunciado que pronto dejará el sector, como ya os contamos en esta noticia. Se trata de Steve Ballmer, consejero delegado de Microsoft, quien tras una carrera llena de aciertos y errores, dejará pronto a la compañía en un buen estado económico, pero en una situación algo delicada en el mercado.

La carrera de Ballmer ha estado llena de luces y sombras, tal y como podemos leer hoy en el diario El Mundo. Y es que, como líder de la compañía americana durante los últimos trece años, Ballmer ha sido el responsable directo de dos de los productos más exitosos de Microsoft: el sistema operativo Windows XP, y la consola Xbox 360, que han reportado muchos beneficios a la empresa, además de, en el caso de la consola, abrirle un hueco en un mercado en el que parecía complicado entrar. Además, Microsoft sigue siendo una empresa potente en lo económico, con unos beneficios de 21.863 millones de dólares en el ejercicio fiscal de 2013, debido principalmente a sus dos productos estrella: Windows y Office.

Sin embargo, Ballmer no ha sido capaz de hacer que Microsoft se adapte a la "era post-PC", ya que han perdido el liderazgo de la industria tecnológica al no saber adaptarse al mercado de tabletas y smartphones.

Ballmer, quien se rió publicamente del primer iPhone llegando a asegurar que "no hay ninguna oportunidad de que el iPhone consiga ninguna cuota de mercado significativa", se encuentra ahora con que mientras el dispositivo de Apple disfruta de una cuota de mercado del 13%, Windows Phone no termina de despegar, logrando apenas un 3.7% de cuota, debido no a unos dispositivos de mala calidad, sino a haber llegado tarde a la evolución de la tecnología en estos dispositivos, como demuestra el fracaso de la apuesta por las Tabletas de Microsoft, su dispositivo "Surface", que ha supuesto 900 millones de dólares en pérdidas para la compañía.

Pero no sólo ha llegado tarde a la aparición de nuevos dispositivos, sino que tampoco han estado rápidos a la hora de ofrecer dos servicios esenciales a día de hoy: los servicios en la nube y los sistemas operativos. En el primer caso, la oferta de servicios de Microsoft  disfruta de un número de usuarios muy inferior a los de servicios como Google Drive o Dropbox. Por su parte, el ambicioso proyecto de adaptarse a los tiempos modernos con un nuevo sistema operativo, Windows 8, ha sido acogido de forma bastante escéptica por los usuarios, 

En resumen, que con la marcha de Ballmer, Microsoft queda en un momento algo delicado, con unos resultados económicos espectaculares, pero con algunos problemas para adaptarse al mercado actual. Difícil papeleta para el sucesor de Ballmer, que se encontrará con mucho trabajo por delante para levantar la situación de la compañía… y con un nuevo dispositivo en el mercado que tendrá mucho que decir: Xbox One.

Publicaciones relacionadas

Cerrar