Las mejores fases de bonus de los videojuegos

 

Puede que ahora sean mucho menos frecuentes, pero hace años, siempre estaban ahí. Sabías que, cuando realizabas unas acciones determinadas, superabas ciertas puntuaciones o encontrabas algunos secretos, te esperaba una pantalla especial en la que la posibilidad de conseguir mejoras y recompensas siempre estaba presente.

Nos hemos puesto bastante nostálgicos recordando aquellos viejos tiempos a los mandos. Por eso, hoy vamos a hacer un buen repaso mirando tanto al pasado como al presente para recopilar las mejores fases de bonus de los videojuegos. Aquellas que todos recordamos y que han llegado a convertirse en toda una seña de identidad de las franquicias en las que aparecen.

No son todas, pero sí las más memorables. A continuación os las presentamos, o recordamos, y os invitamos a presentar vuestras candidatas a formar parte de este Olimpo de los Bonus.

 

Acierta las parejas – Super Mario Bros. 3

El clásico juego de emparejar las cartas, pero cargado de bondades para tu fontanero. Se trataba de un nivel bonus que aparecía aleatoriamente en el mapeado y que, automáticamente, se convertía en el lugar al que acudir para hacer buen acopio de power-ups. Aunque tenía una gran cantidad de opciones y mucho margen de error, el número de recompensas que ofrecía era, simplemente, descomunal.

 

Salva tu partida – Crash Bandicoot

Un sistema que cambió con la resurrección de la trilogía clásica de Crash Bandicoot. En los originales, la única forma de guardar partida era consiguiendo una gema en un nivel o yendo a una fase de bonus. Por lo tanto, aunque además eran bastante divertidas y en ocasiones exigentes, teniendo que medir mucho los saltos, también se convertían en algo necesario si no querías repetir todos tus pasos de nuevo.

 

El ágil Abu – Aladdin

Un bonus solo disponible en la versión de Mega-Drive del clásico Aladdin (no vamos a entrar en el debate sobre si es la mejor o la peor). En él, el jugador tenía que meterse en la piel y el pelaje del simpático chimpancé para afilar al máximo su agilidad esquivando todo lo que caía del cielo. Un desafío bastante exigente que, para colmo, incluía algunas trampas para hacerlo todavía más difícil.

 

Tiro al granjero – Resident Evil 4

Puede parecer una mala broma, pero la galería de tiro de Resident Evil 4 es lo más parecido a una fase de bonus que puedes encontrar en la saga. Está pensada solo para desconectar de todo intentando afinar la puntería con los blancos de madera que aparecen en ella. Intentar conseguir la máxima puntuación, lejos de ser frustrante, acababa resultando bastante divertido.

 

Colega, dónde está tu coche – Street Fighter II

Uno de los niveles de bonus más satisfactorios de la historia del videojuego es, sin duda, el que nos brindaba Street Fighter II. Poner un coche a tu total disposición para que lo destroces a torta limpia es la forma perfecta de descargar tensiones tras unos combates muy duros, como también tras un intenso día de estrés. Ay, quién fuera Ryu.

 

Persigue al OVNI – Sonic Mania

Hace menos de un año, en una época en la que los niveles bonus son cada vez más frecuentes, SEGA llegó con Sonic Mania, un total guiño a la nostalgia y al pasado de su famoso erizo en el que no podían faltar las fases de bonus. Una mezcla entre Sonic R y los extras de Sonic CD que puede resultar bastante complicada en las primeras tomas de contacto, pero que, cuando la dominas, es toda una gozada.

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.
Cerrar