Las mejores nuevas franquicias de videojuegos que ha dejado 2016

Las mejores nuevas franquicias de videojuegos que ha dejado 2016

Muchos se empeñan en decir que la actual generación de consolas no tiene videojuegos cuando no para de lanzar nuevas propuestas; que son todo refritos y remasterizaciones cuando no dejamos de tener nuevas entregas; y que no hay nada fresco cuando no dejamos de recibir nuevas y prometedoras franquicias. Este 2016 no ha sido una excepción y las compañías nos han deleitado con IPs que auguran un futuro brillante.

Es por ello que antes de despedir el año creemos que merece la pena echar la vista atrás y comprobar qué nuevas propiedades intelectuales han ido llegando durante 2016. No solo eso, sino destacar algunas que creemos que pueden tener continuidad en el tiempo y, por tanto, convertirse en sagas longevas que hagan las delicias de los jugadores durante años y vayan mejorando entrega tras entrega.

Overwatch

Uno de los mejores videojuegos del año merece, sin duda alguna, un puesto en esta lista. Overwatch es un shooter en primera persona online con mucha personalidad, pero algunos han echado en falta un modo historia que aproveche su interesante lore. Parece cuestión de tiempo que, antes o después, tengamos una segunda entrega que haga uso de ese universo y nos cuente una historia para redondear la propuesta.

Tom Clancy’s The Division

Pese a las dudas iniciales sobre el apartado visual de The Division, el título de Massive Entertainment cumplió con las expectativas de la mayoría de compradores. La acción es divertida y su faceta competitiva, atractiva y novedosa. Aunque aún le queda recorrido con los DLCs, lo cierto es que en una segunda entrega se pulirían los defectos de este primer juego y tendríamos algo más completo.

Quantum Break

El nuevo videojuego de Remedy era una de las grandes apuestas de Microsoft para 2016 y se quedó a medio camino. La serie no estaba a la altura del juego, pero aún así pudimos disfrutar de una maravillosa historia de ciencia ficción con un final al que se podría dar continuidad. Nosotros, personalmente, lo esperamos, aunque visto lo visto con Alan Wake no parece que en Remedy sean amigos de las secuelas.

ReCore

Otro de los exclusivos del catálogo de Xbox One y Windows 10 para este año era ReCore. La propuesta futurista de Keiji Inafune y Comcept prometía mucho y decepcionó todavía más. Sin embargo la idea tras el juego es interesante y podría dar mejor resultado en una segunda parte que perfeccione los múltiples errores de la primera.

Unravel

Los videojuegos de corte independiente suelen ser únicos e irrepetibles, pero algo nos dice que Unravel tendrá secuela. Tal vez con otro protagonista, pero con una misma premisa. Tras su éxito, los chicos de Coldwood en colaboración con Electronic Arts parecerían estar encantados con seguir trabajando en este bello universo.

Batman: The Telltale Series

Dejando a un lado los problemas de rendimiento y traducción, la primera temporada del Batman de Telltale ha sido muy interesante, aunque poco sorprendente. Como de costumbre en el estudio, todo ha quedado muy abierto y encarado para una segunda temporada, por lo que esperamos que la compañía californiana empiece a dar continuidad a todas sus series activas y no solo a The Walking Dead.

World of Final Fantasy

Es más que evidente que Final Fantasy no es una nueva licencia ni franquicia, pero esta subsaga World of Final Fantasy que se ha abierto este año sí lo es. Su recepción ha sido excelente y el simpático mundo que nos presenta repleto de guiños a la serie y de personajes míticos debería convertirse en una saga independiente a la principal que nos siga trayendo fantasías con un corte más infantil.

Battleborn

Lo nuevo de los creadores de Borderlands fue completamente eclipsado por Overwatch, pero la verdad es que también tenía su encanto. Tras el descalabro no sabemos si Gearbox querrá pasar página, pero el divertido y alocado universo de Battleborn podría funcionar mucho mejor si estuviera más centrado en la narrativa y no solo exclusivamente en la faceta online, donde no ha sabido destacar.

Cerrar