Las misiones más típicas que suelen tener los juegos de rol

Las misiones más típicas que suelen haber en los juegos de rol

Los videojuegos de rol son uno de nuestros géneros favoritos. Nos lo pasamos bomba haciendo del héroe o de la heroína que un mundo fantástico, y seguramente de tintes medievales europeos como algún que otro elemento del folklore japonés, necesita.

Porque la supervivencia de millones y millones de seres humanos, incluso de otras razas semihumanas, depende de que derrotes al mal que acecha en las sombras, pero también de que cumplas importantísimas misiones. Importantísimas.

Seguro que te vienen a la memoria, ¿verdad? Como aquella vez que – o no, mejor, aquella otra que tuviste que – pero espera, mejor que nos lo cuenten Andy Kluthe y Tristan Cooper en su tira cómica para Dorkly, porque no te lo vas a creer pero resulta que han detectado una cierta pauta. ¿Será posible que los encargos que recibimos en los RPG respondan a una serie de estereotipos? Lee la tira y dinos si no has vivido esto:

La misión de recolección del comienzo del juego

– Mi hermano está enfermo, ¿puedes recoger cinco narcisos de la casa de al lado?

Masacrar en busca de partes animales

– Vale, esta rata tampoco ha soltado un corazón. ¿Cómo pueden toda estas ratas vivir sin órganos vitales?

Ración gratis de experiencia por adquirir conocimientos

La batalla que no puedes ganar

– Ya me podías haber contado esta parte de la historia antes de que desperdiciase todas esas pociones…

La misión de recolección del comienzo del juego que se te olvidó competar

-Oh, mi hermano murió hace décadas. Gracias por los narcisos, supongo.

Secretos tras el final del juego

– Para conseguir el final auténtico debes recoger los 744 fragmentos de cristal y… ¡¿Dónde vas?!

– Olvídalo, ya lo veré en YouTube

Cerrar