Las monturas más emblemáticas de la historia del videojuego

Hay muchas veces en las que una aventura requiere de la colaboración de un tercero para ser mucho más llevadera. Siempre hablamos de protagonistas, de villanos e incluso de compañeros; pero pocas veces nos hemos parado a pensar en otro ingrediente indispensable en muchos videojuegos: las monturas.

Aparecen para echar un cable, para agilizar las cosas, para llevarnos a sitios inalcanzables (a veces a costa de su propia vida) y, en definitiva, para enfocar la experiencia de juego desde un punto ligeramente distinto. Sin ellos, muchos videojuegos estarían cojos. Por eso hoy vamos a dedicarle un rincón a las monturas más emblemáticas de la historia del videojuego.

A continuación repasamos las más icónicas, reconocibles y populares de esta industria. Seguramente os vais a topar con toda una ristra de rostros familiares; pero os invitamos a proponer algún otro nombre que se os ocurra y hayamos podido pasar por alto. ¿Cuáles son vuestras favoritas?

 

Jabalí – Halo

Ese todoterreno con una ametralladora montada es, sin duda, el vehículo más popular de toda la franquicia Halo. Desde el primer videojuego hasta el último lo hemos visto, pilotado y, seguramente, en más de una ocasión. Verlo es pensar en el Jefe Maestro y su rifle de asalto, pensar en uno de los Shooters más conocidos tanto dentro como fuera de su género.

 

Pura – Crash Bandicoot

Esta adorable cría de tigre, Pura, nos ayudaba en varios niveles de Crash Bandicoot 3, teniendo que recorrerlos por completo sobre su lomo. Tan entrañable como adorable y veloz, a más de uno llegó a causarle quebraderos de cabeza, pero no por ser algo difícil de manejar, sino por esos escenarios por los que tenía que moverse a toda velocidad.

 

Agro – Shadow of the Colossus

Agro es a Wander lo que Rocinante a El Quijote. Sin él, Shadow of the Colossus perdería gran parte de su aliciente, y es que moverse por la Tierra Prohibida sobre esta yegua mientras la escuchamos relinchar es una experiencia única. Los que aprendieron a hacer algunos trucos con ella, además, seguramente le tengan incluso más cariño todavía. Qué gusto ha sido volver a reencontrarnos gracias al relanzamiento de PlayStation 4.

 

Epona – The Legend of Zelda

Lo que logró Epona es algo muy difícil de igualar. Esta yegua fue la primera montura de Link en su primera aventura en tres dimensiones, casi nada. Desde entonces, se ha convertido en todo un icono de la saga, hasta el punto de que Breath of the Wild se sentía un poco vacío sin esa crin blanca. Por suerte, siempre hay sitio para Epona, incluso en las entregas más rompedoras de la saga Zelda.

 

Yoshi – Super Mario

Cuando Mario dio el salto a los 16 bits, lo hizo acompañado de un dinosaurio de colores bastante glotón. Yoshi corre, lanza su lengua e incluso gana poderes en función de lo que se coma. Tal es su fama, que ha llegado a protagonizar sus propias aventuras en solitario, incluso manteniendo su papel como montura. A día de hoy es uno de los iconos más reconocidos de la propia Nintendo.

 

Chocobo – Final Fantasy

Tendrá miles de gritos distintos e incluso diseños de todo tipo, pero estas plumas amarillas se reconocen a la legua y son claro síntoma de estar jugando a un Final Fantasy. Los Chocobos, esa especie de avestruz mezclada con un pollo, llevan años, por no decir décadas, apareciendo en los videojuegos de esta franquicia. Su utilidad no suele variar mucho y, además, aprovecharlos siempre tiene recompensa.

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.
Cerrar