Las ocho leyendas urbanas más extrañas relacionadas con videojuegos

Ocho de las más extrañas leyendas urbanas relacionadas con videojuegos

El mundo de los videojuegos siempre nos ha dejado con todo tipo de rumores que iban cogiendo peso poco a poco, y acababan convirtiéndose en leyendas urbanas. Algunas, con parte de verdad, y la mayoría totalmente falsas. Sin embargo, en muchos casos estas hipótesis llegaban a extenderse de tal forma que acababan siendo consideradas como algo real, sin importar si realmente se podían probar, o no.

Hace algún tiempo te acercamos a una de las múltiples hipótesis que nos ha dejado Pokémon. Una en la que los perros legendarios, Entei, Suicune y Raikou estarían directamente relacionados con algunas de las evoluciones de Eevee. Sin embargo, en esta ocasión te dejamos con distintas leyendas urbanas que han recogido desde Escapist Magazine. ¿Conoces alguna leyenda urbana más relacionada con los videojuegos?

Sheng Long en Street Fighter 2

Esta leyenda se debe a una mala traducción del juego. Todo comenzó con una única oración que dio lugar a millones de hipótesis distintas. Porque, en determinado momento, al ser derrotados por Ryu aparecía una pantalla que nos instaba a derrotar a un tal Sheng Long si queríamos continuar. Obviamente, hoy la mayoría de fans del juego saben que esto tan solo se debe a un pequeño error. Sin embargo, en su día, y durante bastante tiempo, no fueron pocos los jugadores que intentaron por todos los medios desbloquear a ese misterioso personaje secreto en Street Fighter 2.

Los secretos de Hondo

Antes de que empezásemos a buscar easter eggs por todas partes, ya había un desarrollador que se había encargado de hacernos disfrutar de este segundo nivel narrativo en los videojuegos. Hablamos de Hondo, también conocido como Brian McClelland, que se encargaba de crear mapas multijugador para Action: Half-Life. Sin embargo, cada una de sus creaciones nos invitaba a explorar más allá del mapa en sí, llevándonos a descubrir todo tipo de secretos, en ocasiones relacionados entre sí o que en ocasiones daban pie a nuevas historias. De hecho, es muy difícil estar del todo seguros de haber descubierto cada uno de estos curiosos easter eggs.

Bio Force Ape

En este caso nos encontramos ante una de las leyendas que más peso ha ido ganando. Bio Force Ape fue un juego cuyo lanzamiento en un principio estaba previsto para 1992, pero que acabó cancelándose a pocos meses de su estreno. Sin embargo, en 2005 un coleccionista llamado Paul Brown anunció que había logrado hacerse con uno de los cartuchos originales del título en cuestión. Después de la repercusión que había provocado esa información, Brown decidió volver a publicar una nueva imagen donde dejaba claro que había destruido el juego por las polémicas que este pudiera generar. Aún así, poco después, en 2010, este mismo coleccionista anunció que una página había logrado conseguir un cartucho del juego y lo había subido a la web.

Polybius como un experimento del gobierno

El rumor sobre esta máquina de arcade que apareció en los 90 rezaba que si jugabas con ella el gobierno te estaría vigilando. Sin embargo, las cosas no acababan ahí, ya que se decía que a través de esta arcade se llevaban a cabo todo tipo de experimentos que provocaban desde náuseas y mareos, hasta el propio suicidio. 

La consola Phantom

El anuncio de esta consola llegó en 2004, y cuando todo el mundo tenía las expectativas realmente altas, se anunció que todo había sido una broma. De acuerdo con Infinium Labs, Phantom podría correr todos los juegos del momento y venideros de PC. Todo comenzó con el anuncio del lanzamiento de dicho dispositivo para el primer cuarto de 2004, después se retrasó hasta 2005, mes tras mes, hasta que finalmente se dejó de hablar de ella. Tras esto, la Comisión de Bolsa y Valores acusó al CEO y fundador de la compañía, Timothy Roberts, de no haber hecho más que especular y vender humo.

Stop n' Swop en Banjo-Kazooie

Esta teoría se acabó demostrando como un hecho 100% auténtico. Todo comenzó cuando se descubrió que utilizando una serie de códigos sobre Banjo-Kazooie se podía acceder a un nuevo menú del juego, que nos llevaba a hacernos con nuevos coleccionables. Básicamente, lo que se descubrió gracias a su secuela, Banjo-Tooie, fue que ese menú de Stop n' Swop estaba diseñado para interactuar entre los dos juegos y desbloquear distintos coleccionables en ambos. Una característica que nunca llegó a incluirse en Banjo-Tooie. Sin embargo, la historia no acaba ahí, ya que cuando le tocó el turno a Xbox Live Arcade de lanzar los títulos de Rare este menú especial sí apareció en ellos.

El Templo del Fuego de The Legend of Zelda: Ocarina of Time causaba pesadillas

Con el lanzamiento de The Legend of Zelda: Ocarina of Time llegaron también todo tipo de rumores. Siendo uno de los más destacados, el que engloba la melodía del Templo de Fuego. Porque, poco después del lanzamiento del juego, Nintendo sacó una nueva versión del mismo corrigiendo distintos aspectos o glitches. Y entre estas novedades destacaba el hecho de que la música del mencionado templo había cambiado, lo que llevó a pensar en los motivos tras esta decisión. Motivos que incluían todo tipo de rumores acerca de música satánica, música que provocaba pesadillas o que contaba con mensajes ocultos. Nada más lejos de la verdad. La razón de que Nintendo decidiera alterar esta característica se debía a que la melodía del Templo de Fuego no eran más que cantos islámicos.

Killswitch

En 1989 un grupo de desarrolladores, conocidos como Karvina Corp, decidieron publicar un título de puzles para PC bajo el nombre de Killswitch. Sin embargo, lo interesante de este proyecto no es el juego en sí, sino el final del mismo. Porque al concluir nuestra aventura todos los archivos del juego se borraban automáticamente, y solo se lanzaron 5.000 copias del mismo. La explicación de Karvina fue la siguiente: “Killswitch se diseñó para ser una experiencia de juego única. Como la vida, no se puede repetir. La muerte es el final, es lo que lo completa.” No obstante, lo más curioso es que aún quedan copias del juego sin concluir, lo que ha llevado a que cualquiera que posea una de estas versiones haya llegado a elevar los precios del juego por encima de los 700.000 dólares. De hecho, en 2005, Yamamoto Ryuichi llegó a hacerse con una de estas copias por 733.000 dólares

Cerrar