Las polémicas más absurdas que han tenido lugar en los videojuegos

Cuando algo se hace mundialmente popular y conocido inevitablemente comienzan a surgir polémicas de todo tipo. Ocurrió con el cine, con los cómics y también, claro está, con los videojuegos. A lo largo de la historia se han producido todo tipo de controversias alrededor del ocio electrónico. Algunas han afectado a los entresijos de la industria, mientras que otras han provenido de sectores ajenos a los videojuegos.

Hoy queremos repasar algunas polémicas a las que ha tenido que enfrentarse el mundo de los videojuegos. Pero no son polémicas cualquiera, sino que se trata de controversias realmente absurdas y que nunca deberían haber ocurrido. Sin más dilación te dejamos con nuestras propuestas y te invitamos a que nos dejes en la caja de comentarios otras polémicas relacionadas con videojuegos que tú recuerdes a lo largo de tu vida.

La pose de Tracer

Overwatch comenzó con el pie izquierdo, pues Blizzard tuvo que enfrentarse a durísimas críticas que cargaban contra su shooter multijugador por la cuestión más inesperada: la pose de Tracer que, a juicio de un sector de fans, realzaba demasiado su trasero. La compañía norteamericana acabó cediendo a las presiones y cambiando la pose, aunque en realidad Tracer siguió siendo exactamente igual que era antes.

Una tienda australiana censura GTA V

Australia siempre ha sido un país bastante estricto con la violencia gráfica, pero en el caso de Grand Theft Auto V no fueron las autoridades quienes censuraron el videojuego de Rockstar Games, sino el comercio Target. El juego podía encontrarse en casi cualquier tienda del país oceánico, pero no en esta, que consideró que la obra de Rockstar denigraba a las mujeres. Claro que había violencia, pero de eso trata el título.

Pokémon tiene influencias satánicas

En sus primeros años de la saga hubo muchos personajes de ideología arcaica, especialmente en los Estados Unidos, que sostenían públicamente que Pokémon tenía influencias satánicas y que era un mal ejemplo para los niños. ¿Qué podía haber de malo en entrenar y cuidar a criaturas que se acababan haciendo amigas nuestras? Absolutamente nada, pero durante un tiempo la polémica estuvo servida.

¿Son arte los videojuegos?

Desde el principio de la industria del ocio electrónico ha habido un debate que hoy sigue vigente: ¿son arte los videojuegos? ¿Acaso no está clara la respuesta? En los videojuegos participan artistas, programadores, guionistas, dibujantes, arquitectos, historiadores y todo lo que puedas imaginar. ¿Por qué alguien podría pensar que la literatura, la música o el cine es arte y los videojuegos no? Es de pura lógica.

El mod Hot Coffee

Que Grand Theft Auto: San Andreas es uno de los mejores videojuegos de mundo abierto de todos los tiempos es un hecho, pero además de las polémicas habituales a este juego de Rockstar se le unió la controversia del mod Hot Coffee, en la que diferentes mujeres nos invitaban a “tomar un café” en su casa, pero en realidad se producía el acto sexual. Matar a cientos de personas sí, pero el sexo no está bien visto en los videojuegos.

Sexo interracial e interespacial

Y hablando de sexo, la franquicia Mass Effect es una de las que se ha enfrentado a más problemas relacionados con esta cuestión. Nuestro/a protagonista puede tener relaciones homosexuales, heterosexuales e interraciales con otras especies de seres inteligentes de la Vía Láctea. Todo ello le valió numerosas críticas a BioWare y diversas censuras en los países más conservadores del globo. Con lo fácil que es respetar al prójimo…

El doble rasero de Japón

La censura en Japón siempre ha sido de lo más curiosa. Al país del sol naciente llegan decenas de videojuegos violentos que no son censurados, pero en el caso de Until Dawn sí se eliminó una escena en la que un personaje era serrado por la cintura. Demasiada sangre para los organismos de censura nipones, pero matar a decenas de personajes en otros videojuegos nunca ha supuesto ningún problema. Es difícil entender el porqué.

Cerrar