Las ventas de SoulCalibur VI determinarán el futuro de la saga

Hacía muchos años que no veíamos un nuevo capítulo de la saga Soul Calibur. Desde el año 2012, con SoulCalibur V, la famosa franquicia de lucha se mantuvo al margen de la industria hasta el anuncio de Soul Calibur VI, que se estrenará el 19 de octubre de 2018 con una responsabilidad bastante importante sobre sus hombros: si no logra cosechar unas buenas cifras de venta, tendremos que despedirnos de toda la franquicia.

Motohiro Okubo, productor del juego, ha sido quien ha señalado este destino para la saga en una entrevista con DualShockers. Tal y como explica el japonés, la IP no se encontraba en su mejor momento debido a las pocas expectativas depositadas en ella desde Bandai Namco. “En realidad, estaba en plena crisis, hasta el punto de que podría desaparecer. Necesité mucho tiempo para poder convencer a la compañía”, señala. Ante esto, desde el medio preguntan si es posible que un mal rendimiento económico hiera de muerte a la franquicia, a lo que el nipón respondió con un escueto “sí, así es”. 

Si no logra vender unos mínimos, sus responsables no verán viable volver a traer este sello a videoconsolas. No obstante, ahora tienen un potente apoyo no solo por el nombre de la saga y por el fichaje de personajes como Geralt de Rivia, de The Witcher III. Los tiempos de crisis han supuesto el motivo perfecto para hacer lo que han querido: “Dado que la marca Soul Calibur está afrontando una crisis, no tenemos nada que perder, así que decidimos hacer lo que quisiéramos con ella”. Desde mecánicas hasta luchadores, pasando por ese nuevo modo historia que aparecía en el seno de la Gamescom, todo es fruto de la libertad y el todo por el todo que tienen en mente. A pesar de ello, Okubo asegura que no está en esa libertad el diseño premeditado de personajes sexys.

Soul Calibur VI está a la vuelta de la esquina, con mucho que ofrecer y nada que perder. ¿Conseguirá mantener a la franquicia con vida?

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar