Llega una aplicación para móviles a la que solo se puede acceder bebido… y que resulta ser falsa

Imaginad una aplicación para móviles cuyo método para iniciar sesión es soplar en un alcoholímetro para detectar el grado de embriaguez, y que ésta no nos dé acceso a menos que vayamos, hasta cierto punto, ebrios. La razón para ello es que LIVR se plantea en realidad como una red social de fiesta desmadrada e irreverente a la que todos sus asistentes acudan con el “puntillo”, de tal manera que podemos comunicarnos al azar con otros compañeros de parranda que vayan ya un tanto cocidos e incluso jugar con ellos a actividades como Atrevimiento o Verdad. Consideraciones morales aparte, la idea es original… de no ser porque es totalmente falsa.

La aplicación LIVR se presentó a los medios con vídeo y todo, pero en realidad no existe. Así lo revela Gizmodo ante la reproducción de la noticia como verídica por parte de diversos medios. Lo cierto es que el anuncio era bastante convincente, si bien un poco exagerado: “LIVR actúa como un portero que permite entrar a una fiesta global. Antes de conseguir acceso, los usuarios han de soplar en un alcoholímetro acoplado y probar que poseen un mínimo nivel de alcohol en sangre. Todos los usuarios deben conseguir alcanzar un grado mínimo de intoxicación, garantizando así que todos los que estén conectados a LIVR en un momento dado compartan un estado mental similar. Conforme el usuario metabolice el alcohol deberá beber más y volver a acceder”.

LIVR es en realidad obra de Brandon Bolch, un productor de vídeos que ha trabajado con empresas como MTV o Ford en temas audiovisuales, y de Brandon Schmittling, diseñador web, quienes juntos han elaborado esta broma. Supuestamente, LIVR y su accesorio alcoholímetro hubieran salido al mercado en abril, ¿os hubieseis unido a esta fiesta?

Publicaciones relacionadas

Cerrar