Lo malo de querer un sistema de videojuegos perfecto

Lo malo de querer un sistema de videojuegos perfecto

Los jugadores somos gente exigente y todo lo queremos a nuestro gusto. Especialmente si nos vamos a dejar un dinero importante en un hardware para videojuegos y, claro está, en videojuegos. Por ello muchas veces nos miramos todo con lupa, sopesamos bien, consideramos lo que puede dar de sí la tecnología y… no estamos satisfechos. Preferimos esperar la versión idónea de ese sistema perfecto para nosotros. La pregunta es si llegará algún día.

En Dorkly, JHall cree que nos estamos perdiendo el momento y no sabemos disfrutar de lo que la vida nos pone al alcance por un afán de perfeccionismo, y así lo ha ilustrado en estas viñetas, que a este paso van a acabar siendo biográficas en más de un caso. Pero es que el temor a comprar un sistema y que no colme nuestras esperanzas… el horror, el horror. ¿Qué crees, que siempre habrá más peces en el mar o que deberíamos practicar el carpe diem?

– Sí, la realidad virtual mola mucho y todo eso, pero no voy a comprar nada hasta que no sea más barato.

– Sí, la realidad virtual es más barata ahora, pero voy a esperar hasta que hagan los visores inalámbricos.

– Vale, ahora los visores de realidad virtual son inalámbricos y baratos. Pero eso no significa nada si no hay buenos juegos.

– Vale, sí, la realidad virtual es barata y es inalámbrica y hay buenos juegos para ella. ¡Pero pronto va a llegar la nueva generación! ¡ESA sí valdrá la pena comprarla! 

– Vale, la segunda generación ya está aquí, pero…

 -Maldición. Eso parece divertido.

Publicaciones relacionadas

Cerrar