Los 10 casos de censura en anime más controvertidos

Los 10 casos más curiosos de censura en anime

Cuando vemos anime, nos damos cuenta de que muchos de sus contenidos no están en absoluto destinados a un público infantil. Pueden contener violencia, lenguaje soez y momentos de sexualidad explícita, lo que hace que su enfoque esté puesto hacia el público adulto. El problema es que no se puede controlar quién lo ve y quién no.

La respuesta que tienen los sistemas de control del contenido es la censura, que, en ocasiones, en lugar de realizarse de manera sutil, se crean aberraciones y auténticas mutilaciones al anime en cuestión que, más que ocultar el contenido, lo hacen destacar aún más. Los casos de censura en anime son muchos y muy curiosos, pero en este reportaje vamos a enumerar los 10 más notorios de la historia de este género japonés.

Sailor Moon – Primas en lugar de amantes

La primera entrada en la lista es también una de las más curiosas y que más trastocaron un anime. Cuando se presentó por primera vez a Urano y Neptuno en Sailor Moon, quedó muy claro que eran pareja, lo cual no pareció escandalizar a gran parte del público. No fue así en Estados Unidos, donde se cambiaron por completo los diálogos para que la actitud de ambas se explicara de manera que eran primas. ¿Fue peor el remedio que la enfermedad?

Ante la duda, píntalo de negro

No vamos a especificar un solo anime en este caso, pues la cantidad de series que han sufrido este tipo de censura es abrumadora. Cuando el contenido en cuestión no podía ser mostrado, por ser, por ejemplo, muy violento, pero ser relevante para el argumento, las escenas no se pueden eliminar simplemente. ¿La respuesta? Utilizar Paint o Photoshop para simplemente tapar el contenido con masas negras, pensando que nadie se va a dar cuenta. Uno de los ejemplos más notorios en sufrir este destino ha sido Terra Formars.

The Severing Crime Edge – Inyectándose luz

En este caso, muy similar al anterior, se ha utilizado una masa blanca, como si fuera un rayo de luz, para tapar el contenido que se considera inapropiado, que en este caso era el personaje inyectándose el brazo con una jeringuilla. Si bien agradecemos el trabajo de resplandor y transparencia para hacer parecer que se trata de un rayo de luz, sigue siendo una censura lejos de poder llamarse sutil.

Sin sangre

La sangre es otra de esas materias que no parecen tener muy buena acogida entre los censores de anime, y los métodos utilizados para ocultarla son muy variados, más o menos efectivos. Entre ellos, están las masas negras ya mencionadas, pintar las manchas de sangre de negro para que impresionen menos, o el uso más efectivo que hemos visto hasta la fecha: invertir los colores de la imagen. De esta manera resulta hasta más impactante.

One Piece – Dejar de fumar es fácil si sabes cómo

En la trama del icónico One Piece, Sanji es un fumador empedernido, al que siempre vemos con un cigarro en la mano o en la boca. Pues bien, esto no estaba bien visto fuera de territorio japonés, y no fueron pocos los distribuidores que decidieron sustituir estos letales transmisores de nicotina por piruletas. Al menos se puso empeño en ello y el resultado es hasta curioso.

Yu-Gi-Oh! – ¡Pew, pew!

Si sustituir el objeto que consideramos inapropiado, no tenemos más que eliminarlo por completo y listo, nadie se dará cuenta. O al menos eso pensaron los censores norteamericanos cuando emitieron este episodio de Yu-Gi-Oh!, en el que Banit Keith apunta a Pegasus con el dedo, como intentando asesinarlo a fuerza de mala conciencia. Seguro que la pistola que tenía en la versión original habría sido más efectiva. Este no es el único caso, y hemos llegado a ver perosnajes empuñando espadas que carecen de hoja, por ejemplo.

Sonic X – No entiendo los carteles

En este caso, la censura se vuelve algo extraño y  desorientador. En Sonic X, como en muchos anime urbanos, podíamos ver como los carteles de la ciudad contenían palabras, que los animadores habían tenido la amabilidad de traducir al inglés para globalizar la serie. Pues bien, no entendemos cómo “Book store” o “Ice express” puede ser digno de censura, especialmente cuando el resultado son carteles que no tienen ningún sentido. A día de hoy nadie se explica estos cambios.

Doraemon – No quiero ni ver comida japonesa

Nada de rollitos de arroz, ramen o comer con palillos. En Estados Unidos, Doraemon, Nobita y compañía sólo podían comer donuts rellenos de mermelada y otros productos occidentales. Y más les valdría hacerlo con tenedores, porque si no…

Pokémon – Las luces de Porygon

Es probable que no hayas visto el episodio 38 de Pokémon, y sería lo más normal del mundo. Y es que, en este capítulo, Ash y compañía llegan a un centro Pokémon en el que hay un problema con el lector de Pokéballs. Para solucionarlo, deciden introducirse en el dispositivo de manera virtual, y encuentran a un Porygon trasteando con el entorno digital. En el combate, este Pokémon emite toda clase de luces de colores, que terminaron con más de 600 espectadores hospitalizados por ataques de epilepsia y convulsiones, varios de los cuales permanecieron hospitalizados durante más de dos semanas. Como consecuencia, el episodio fue eliminado de las emisiones futuras para siempre.

Rosario + Vampire – Malditos murciélagos

En esta serie, destinada a un público más adulto por su contenido ecchi (erotismo moderado sin alcanzar la pornografía), se utilizó una curiosa e inexplicable técnica de censura fuera de Japón para las escenas de este tipo. La manera era introduciendo a los simpáticos murciélagos que pueblan la serie, tapando estratégicamente los atributos de los personajes. Al menos no son bultos negros.

Publicaciones relacionadas

Cerrar