Los 10 mejores videojuegos indie de 2016 hasta el momento

Los 10 mejores videojuegos indie de 2016 hasta el momento

Hay un momento en la vida de todo jugador en el que se detiene, y piensa si aquel videojuego que está disfrutando es verdaderamente lo que quiere tener frente a él. A veces, todos necesitamos una propuesta diferente, innovadora, y que se arriesgue para enamorar a unos aficionados algo agotados de grandes proyectos.

Es una suerte que, para conseguir este fin, existan los títulos independientes. Aquellos que, sin tener grandes presupuestos, sí son capaces de contar grandes historias y presentarnos mecánicas de juego totalmente diferentes. Y lo mejor de todo es que, año tras año, estos videojuegos son cada vez mejores, precisamente porque el know how de sus responsables es cada vez mejor.

Y 2016 no es diferente, pues en su recorrido actual, de poco más de seis meses, ya nos ha presentado algunos de los indies más impresionantes que habíamos visto en mucho tiempo. De esta manera, no hemos podido resistirnos a elaborar este reportaje, en el que recopilamos lo mejor de los mejor en cuanto a videojuegos independientes de este año, o por lo menos en lo que llevamos de año. ¿Qué nos deparará el resto de 2016?

Superhot

Este curioso proyecto surgió como un experimento realizado en siete días de ardua programación, tras los cuales nos pudimos encontrar con un innovador shooter de primera persona en el cual el tiempo sólo se mueve si lo hacemos nosotros. De esta manera, es uno de los pocos FPS actuales que se siente fresco, y sin duda un indie imprescindible.

Oxenfree

Tras el éxito de Until Dawn, el estudio Night School se decidió a tomar el género de terror adolescente y llevarlo a nuevas cotas, obsequiándonos con Oxenfree. En este título, debemos explorar una misteriosa isla junto a un grupo de jóvenes, en una experiencia de juego donde priman las conversaciones y los elementos sobrenaturales.

Stardew Valley

También conocido como “el videojuego que venció a la piratería” por el hecho de que aquellos usuarios que lo habían descargado ilegalmente decidieron comprarlo de puro bueno que es, Stardew Valley es un simulador de vida con la sencilla propuesta de administrar nuestra granja, pero con una profundidad inusitada para este tipo de historias.

A Boy and his Blob

En 2009, este título vio la luz en Wii U sin pena ni gloria, en gran parte por su pobre campaña de promoción. De esta manera, no es extraño que durante este año su desarrolladora, WayForward Technologies, decidiera lanzarlo en PlayStation 4 y Xbox One. Y ha sido un rotundo éxito, gracias a su reinvención del género de puzzle-plataformas, y sus gráficos inspirados en las grandes obras de Studio Ghibli.

This War of Mine: The Little Ones

En This War of Mine, nos poníamos en la piel de un grupo de civiles atrincherados durante un gran conflicto, y debíamos administrar sus recursos y hacerles conversar para mantenerse cuerdos, en un esfuerzo que nos dejaba emocionalmente destrozados. Eso no fue nada, pues con la llegada de The Little Ones, su expansión, también debíamos cuidar de un grupo de niños involucrados en esta guerra. Sin duda un muy necesario nuevo punto de vista sobre este tipo de conflictos en los videojuegos.

Salt & Sanctuary

Gracias a este título, hemos podido comprobar que no todos los indie son historias bonitas que requieren de un mínimo esfuerzo a nivel de gameplay para ser disfrutadas. Y es que Salt & Sanctuary ha sido denominado el “Dark Souls en 2D” por su dificultad abismal y sus constantes referencias a la saga de From Software. Muchos lo han calificado de cómo habría sido la obra de Hidetaka Miyazaki si hubiera llegado hace 25 años.

Unravel

Otro ejemplo de que los videojuegos independientes no han de permanecer en la sombra para ser considerados como tal, Unravel fue uno de los grandes ganadores del E3 2015, enamorando al público con sus gráficos preciosistas, su amigable protagonista y su premisa divertida, que ha conseguido dar pie a una muy merecida secuela.

Broforce

Lejos de las bonitas historias y las mecánicas de juego elegantes, Broforce sólo tiene algo en mente: que lo destroces todo. De esta manera, en este título nos permitirá ponernos en la piel de los héroes clásicos del cine de acción de los ochenta, como pueden ser Rambo, John McClane o Ripley, además de algunas referencias a otros videojuegos (como Raiden de Mortal Kombat).

The Witness

Todo está oscuro, y te pones a caminar para encontrar una salida. Tras resolver un pequeño puzzle, llegas a un jardín con más puzles, en un patrón que se repite hasta que descubres que está en una isla desierta repleta de acertijos que resolver.  Pocos juegos contemporáneos han explotado la mecánica del puzzle por el puzzle tan bien como The Witness, y sus gráficos simples pero coloristas terminan de redondear este indie imprescindible.

Firewatch

Este “simulador de caminar” nos pone en la piel de un guardabosques que no tiene muy claro que está ocurriendo en su lugar de trabajo, y se dispone a investigar una serie de extraños sucesos. Pocos títulos tratan de una manera tan adulta y realista temas como la soledad, la amistad o la responsabilidad, en un exitoso esfuerzo por separarse positivamente de todo el mercado de videojuegos. En términos narrativos, seguiremos hablando de Firewatch en los años venideros.

Mención especial: Inside

Limbo nos dejó con los centros emocionales del cerebro irritados, y por supuesto con ganas de más. Para llenar este vacío, Playdead se dispuso a crear Inside, un título de clara influencia Orwelliana en el cual nos pondremos en la piel de un niño que debe explorar una fábrica repleta de robots, para así descubrir los entresijos de una oscura conspiración. Si bien el argumento está lejos de ser innovador, la presentación es tan elegante y sobria, y al mismo tiempo tan visceralmente emocional, que Inside no puede dejarse de lado.

Publicaciones relacionadas

Cerrar