Los 10 monstruos más fuertes y los 10 más débiles de Dungeons & Dragons

Los 10 monstruos más fuertes y los 10 más débiles de Dragones y Mazmorras

¿Quién quiere explorar mazmorras y conseguir gloria y tesoros a través de épicas misiones en Dungeons & Dragons, D&D para los amigos? Estamos hablando de la aventura de vuestras vidas, con magia, monstruos, fieros combates y campañas con tus amigos que pueden durar años en el tiempo. Te garantizamos diversión, emoción e intensas batallas y desafíos. Pero con un matiz en lo de las batallas. Y es que depende de qué página del bestiario mires.

Como ya saben los jugadores asiduos a RPGs, si por algo se caracteriza el género es por contar con enemigos y criaturas de poderes devastadores a los que solo un equipo de héroes bien entrenados pueden derrotar para salvar el mundo. Seres que están pidiendo a gritos un golpe de tu espada vorpal +2, o que les lances esa bola de fuego que ya te lleva un rato picando en la palma de la mano. Un reto que exige el despliegue de habilidades, dotes, armamento y conjuros capaces de poder lanzar un tremebundo ataque imposible para un humano normal. Pero esta es la parte chula, y antes hay que empezar por lo más bajo.

Para ver la cara y la cruz del bestiario de Dragones y Mazmorras, Screen Rant ha reunido a los 10 monstruos más fuertes y los 10 más débiles que hemos podido ver a lo largo de las varias ediciones del juego. Y se han tomando en serio cada apartado, especialmente el de los débiles, en el que echamos de menos a esa máquina de suicidios que es el Cubo Gelatinoso, incapaz de atacar por sí mismo y que solo es una amenaza si te arrojas a él o si te pilla haciendo la siesta de modo que pueda avanzar lenta, lentísima, lentamente, para engullirte en su cuerpo gelatinoso y ácido.

El Cubo Gelatinoso no está en la lista, así que imagina qué clase de morralla te puedes encontrar entre el resto de la purria de D&D. Por otro lado, te estremecerás ante sus mayores y virtualmente invencibles monstruos. Los encontrarás a continuación:

Fuertes:

Dracoliche: ¿Qué hay peor que un dragón? Un dragón no muerto es algo que no quieres encontrarte.

Cerebro Anciano: Si pensabas que el Devorador de Mentes era duro, espera a ver este ser con el poder de un psiónico de nivel 20.

Semiliche: Generalmente, la palabra «liche» son malas noticias. Este no solo lanza conjuros de mago de nivel 21, sino que te puede robar el alma.

Leshay: Una raza de humanoides proveniente de un universo anterior. Tienen una vitalidad y resistencia aberrantes.

Atropal: Dispone de la peor pesadilla para un jugador de D&D, un aura de energía negativa que disminuye niveles.

Titán Anciano: Si nadie quiere luchar contra un gigante, imagina contra la clase más poderosa de titán, que son aún más grandes y disponen de conjuros de clérigo de nivel 29. ¡Corre!

Hecatoncheires: Desde la mitología griega llega un amalgama de cientos de seres armados con espadas que forman esta aberración. Pueden golpear hasta 15 veces por turno.

Avangion: Un personaje multiclase que llegue a nivel 20 de mago y de psiónico puede transformarse en esta poderosa criatura, inmune a magia y poderes psiónicos.

Tarrasque: El nombre del bestiario que hace temblar. La Tarrasque es descomunalmente fuerte, ataca varias veces por turno, es increíblemente resistente y puede regenerarse y hasta resucitar. Tradicionalmente, es el monstruo más poderoso de D&D.

Dragón Prismático: Niveles épicos requieren monstruos épicos, y el Dragón Prismático es el desafío definitivo. Con una cantidad de vida astronómica, un bono al ataque como para partir una montaña, una armadura virtualmente impenetrable y hechizos de nivel 38, como no seas un dios te puedes dar por muerto.

Débiles:

Duende: Tú típico saco de arena para ganar experiencia, lo peor de entre las criaturas de bajo nivel

Kobold: El reemplazo de los duendes. No mejoran mucho.

Gibberling: Monstruoso, peludo y tonto como él solo. Hasta los aldeanos pueden con ellos.

Lemure: Piensa en montón de carne rosada y podrida con ojos y ya lo tienes. Más asquerosos que fuertes.

Garra: Como si Cosa, de la familia Addams, entrase en el bestiario de D&D. No da para más.

Esqueleto pequeño: Su única ventaja es su resistencia a las armas de filo. Por lo demás, son más apreciados para decorar laboratorios de anatomía que en combate.

Hombre de Barro:  Si tienes una manguera a mano, no te preocupes. Si no, evita las zonas de barro, y listo.

Rata sin cráneo: Si bien las Ratas Temibles pueden ponerte en problemas, sus parientes literalmente descrismados dan más pena que miedo.

Shrieker: Un monstruo con forma de hongo que grita como si le fuera la vida cuando ve la más mínima luz. Y ya está. No tiene habilidad de combate.

Flumph: Si fuera un Pokémon no lo querrías ni para completar la Pokédex. Es el único monstruo de alineamiento Legal Bueno, y aunque disponen de cierta habilidad en combate, incluyendo la capacidad de cegar y lanzar ácido, su punto débil es que si lo coges y lo pones boca abajo no puede levantarse. No te preocupes, ni siquiera te hará daño. Muy lamentable.

 

Publicaciones relacionadas

Cerrar