Los 20 Pokémon más bonitos que podrás ver

Los 20 Pokémon más bonitos de la historia

La saga Pokémon tiene veinte años a sus espaldas y es por ello que sus encargados han tenido que devanarse los sesos para elaborar todo tipo de diseños de criaturas que pueblen su mundo. Ayer mismo te traíamos una lista con los veinte Pokémon más feos que habían existido y hoy hacemos todo lo contrario, pues te queremos acercar los más bonitos artísticamente y los más adorables.

Porque sí, en el universo Pokémon, como en la vida real, ha de haber un poco de todo y estos veinte agraciados se han quedado la belleza y la ternura que otros no tuvieron la fortuna de llevarse. Advertencia: estos Pokémon pueden hacer que mueras de amor. Estas son nuestras propuestas de los veinte monstruos de bolsillo más adorables de todos los tiempos. ¿Cuáles añadirías tú?

Celebi

Aparte de ser una criatura singular y de extraordinarios poderes, Celebi es tremendamente bonito, como una especie de libélula venida del futuro.

Togepi

¿Un huevito blanco con el pelo de punta y que por ropa lleva una parte de su cáscara que todavía no se ha desprendido? Así es el precioso Togepi, un clásico en el anime.

Pichu

Vale que su papaíto Pikachu es el Pokémon más popular de todos los tiempos, pero el Pokémon bebé Pichu tiene todas sus bondades pero en miniatura.

Lugia

No todas las criaturas bonitas deben serlo por ser adorables. Lugia es una buena muestra de ello. Imponente, grácil y, sobre todo, un Pokémon de lo más elegante.

Eevee

Las evoluciones de Eevee son la mar de adorables, pero el origen es todavía mejor. Tiene pinta de ser muy esponjoso, y esas grandes orejas y esos ojazos lo hacen una monada.

Emolga

El primo volador de Pikachu. Esta ardillita combina el negro y el amarillo como nadie lo había hecho nunca. Esos mofletillos son para comérselos.

Minccino

Llegados a este punto vemos que los grandes y brillantes ojos son un rasgo adorable y Minccino hace gala de ellos como pocos más han logrado.

Oddish

Cuando los vegetales cobran vida se convierten en algo precioso. Y si no que se lo pregunten a Oddish, un rabanito con ojos y piececitos.

Poliwag

Si le miras fijamente puedes marearte, pero dejando eso a un lado esta bolita con esa extraña cola y labios regordetes es más que bonita.

Shaymin

El Pokémon matorral por excelencia. Esta criatura singular se hace la inocente con esa carilla, con el arbusto que lleva a la espalda y con la flor que lo decora.

Snorlax

Rechoncho y dormilón, siempre que no nos amarga la existencia tapando la entrada de una cueva es una criatura de lo más preciosa, sobre todo cuando duerme.

Bounsweet

Y en la misma línea que Oddish tenemos a Bounsweet, una cereza que ha cobrado vida y que ya nos advierte de su dulzura desde su mismísimo nombre.

Bellossom

El Pokémon bailarina hawaiana. Qué mejor que pasar el rato entre combate y combate echándose un buen bailecito mientras mueves las flores de tu cabeza.

Squirtle

Vamo a calmarno porque esta tortuguita es de lo más adorable antes de evolucionar en su cañonero padre. Los ojazos vuelven a ser la estrella de su adorabilidad.

Cherrim

Ojos para dar y regalar. Si le tapas los pequeñitos de abajo te puede ver con los grandotes de arriba. Más allá de eso es una flor en movimiento.

Chikorita

A este starter de la segunda generación solo le falta el pintalabios para poder irse de fiesta. Ojazos, saludo amistoso y un collar y peinado naturales divinos de la muerte.

Comfey

Nunca te habrás sentido abrazado hasta que te pongan un Comfey al cuello. No sabemos si es agresivo o se deja llevar a lomos de cualquier persona.

Cutiefly

Nunca un insecto molesto de los que te zumban en el oído había sido tan cute. Fijáos, si hasta el propio nombre del Pokémon nos dice cómo debemos describirlo.

Cyndaquil

Obvia el peligroso fuego de su espalda. Su carita ilumina al mundo entero (y no va con segundas) y cuando hace un esfuerzo se vuelve todavía más mono.

Totodile

Y sí, tenemos que nombrar a todos los iniciales de Johto porque Totodile también es toda una ricura. Un cocodrilito dispuesto a darnos un abrazo… o un mordisco.

Cerrar