Los 7 casos de censura más raros de los videojuegos

El choque de culturas es algo muy frecuente en los videojuegos. Al lanzar productos a nivel global, es habitual encontrarse con personajes, ideas o incluso historias que impacten a más de uno por las creencias que posee y lo que un juego les propone. Debido a eso, y a lo establecido en cada país, es habitual encontrarse con unos organismos de calificación por edades que se encarguen de repasarlo todo y ver hasta qué punto es apto para el público.

El problema es que, en ocasiones, a estas organizaciones lo de recortar se les va un poco de las manos. Todos conocemos de algún que otro flagrante caso en el que los usuarios han puesto el grito en el cielo por haberse eliminado alguna función, modificado parte de un diálogo o cualquier otra cosa que no respete la obra original, como también por modificaciones que carecían de sentido.

Hoy, vamos a hablaros de los 7 casos más extraños y sorprendentes de censura en videojuegos. Cambios que no esperábamos, que causaron ríos de tinta en redes y dieron muchísimo que hablar.

 

South Park: La Vara de la Verdad

Antes de que arqueéis la ceja, este caso merece mención no por la censura recibida (viniendo de donde viene, era extraño que no le ocurriera algo así al juego), si no por su respuesta. El equipo de Ubisoft decidió que la forma de responder al segmento del juego censurado en Australia era haciendo algo propio de South Part, reírse de ello. En lugar de jugar la sección que transcurre en una nave extraterrestre, descartada por el organismo de regulación australiano, aparecía una imagen de un koala llorando en pantalla con un letrero explicando qué sucedía en la parte eliminada.

 

Toy Story 2: Buzz Lightyear al rescate

¿Qué puede tener censurable un videojuego basado en una película de Disney/Pixar? Sus enemigos. En una parte del título, los enemigos son unos juguetes de bandidos mexicanos que fueron sustituidos por cowboys de pelo rubio en la versión europea. La decisión vino a raíz de querer evitar las críticas por acudir a estereotipos raciales, que salieron a la luz tras la manifestación pacífica de un grupo de activistas frente a las oficinas de Activision en Santa Monica.

 

FIFA 17

Rusia aprobó en 2013 una ley que dista muchísimo de ser coherente, lógica o justa. El gobierno puso en marcha una medida con la que eliminar cualquier símbolo, gesto o mensaje que promoviera los derechos LGBT y su cultura con el supuesto fin de proteger a los niños (¿de qué?). A consecuencia de esto, FIFA 17 tuvo que eliminar cualquier aparición de banderas arcoiris al llegar al país ruso. De lo contrario, jamás habría podido llegar a sus tiendas.

 

Dragon Ball Fusions

Hay cosas que no tienen ni pies ni cabeza, y el caso de este juego de Nintendo 3DS carece de todo eso. En la versión japonesa hay personajes, como por ejemplo el Trunks del futuro, que utilizan la espada como arma. Sin embargo, al traer el juego a Occidente, suponemos que para rebajar el PEGI o por la razón que sea, todas las armas blancas fueron sustituidas por palos. Efectivamente, podías escuchar sablazos mientras veías al hijo de Vegeta dar palos (literalmente).

 

Super Mario World

Un juego de Mario, en la era de Super Nintendo, ¿censurado? Efectivamente. En la versión nipona del título, dentro del nivel Vanilla Secret #3, que transcurre en un escenario acuático repleto de delfines, Yoshi podía comerse a estos animalitos saltarines. Por el contrario, la versión occidental eliminó esta posibilidad de devorarlos. Los de Kioto jamás se pronunciaron al respecto, aunque viendo respuestas de la PETA a cosas como el traje de Tanooki, podéis imaginar las razones.

 

Xenoblade Chronicles X

Uno de los puntos diferenciadores de Xenoblade Chronicles X con respecto a los dos otros títulos de la franquicia es que, esta vez, tu personaje es un avatar creado a medida. Puedes hacerlo hombre o mujer, editar todos y cada uno de sus rasgos faciales y partes corporales para hacer que tenga el aspecto que te dé la gana; pero en Japón se podía editar más. De nuevo, el país nipón marcaba la diferencia incluyendo en el editor una barra para alterar el tamaño del busto femenino de nuestra protagonista. Algo que en territorio occidental fue eliminado.

 

Wolfenstein II: The New Colossus

Bien es sabido que en Alemania cualquier referencia al nazismo es algo que se elimina automáticamente. El caso más reciente lo hemos vivido con Wolfenstein II: The New Colossus. Un juego que consiste en aniquilar cualquier nazi con el que te cruces es como una diana gigantesca para los organismos de regulación que, en esta ocasión, decidieron que las esvásticas mejor fuera, y que Hitler quedaría mejor afeitado, vaya que se pareciese al original.

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar