Los adolescentes que utilizan videojuegos tienen un cerebro diferente al resto

La revista Translational Psychiatry ha publicado los resultados de un experimento realizado a más de 150 chicos y chicas de 14 años que jugaban con videojuegos de forma moderada en exceso. Los resultados de este estudio concluyen que los adolescentes que juegan de forma frecuente tienen un cerebro diferente al resto. Los expertos encontraron un mayor volumen de materia gris en una parte clave del cerebro relacionada con la dopamina, hormona inherente al proceso adictivo.

“Esta región se activa cuando la gente se anticipa a los efectos ambientales positivos o experimenta placer, como al ganar dinero, comer bien o practicar sexo", explica Simone Kuhn, responsable del estudio.

Estos resultados contribuyen a la comprensión de la adicción conductual, aunque el siguiente paso de la investigación irá destinado a desentrañar si esta diferencia en el cerebro es causa o efecto de pasar tantas horas con los videojuegos.

Publicaciones relacionadas

Cerrar