Los derechos de Reckoning pertenecen a un banco y a un estado de EE.UU.

Lo poco que queda de 38 Studios ha de servir para tapar los agujeros financieros que el maltrecho estudio dejó como consecuencia de su bancarrota. Los desarrolladores de Kingdoms of Amalur: Reckoning quedan así en paz con el Banco de Nueva York y con el estado de Rhode Island, según dictamina el juez que lleva su proceso de cierre y extinción.

Lo curioso es que parte de estos activos incluyen la propiedad intelectual de precisamente Kingdoms of Amalur: Reckoning, además de su secuela y de un juego online multijugador llamado Copernicus. Obviamente, no creemos que el Banco de Nueva York, y mucho menos los concejales de Rhode Island, se pongan a programar un Kingdoms of Amalur 2, sino que en su lugar, podrán explotar sus derechos vendiéndolos a otra desarrolladora que se encargue del trabajo. En resumidas cuentas, aún no hemos visto lo último de Amalur. La cuestión es ahora quién recogerá el testigo de 38 Studios.

 

Publicaciones relacionadas

Cerrar