Los desarrolladores de videojuegos denuncian que hay saturación en el mercado

Muchas veces se ha abordado el debate del alto precio de los videojuegos, un producto que a ojos del consumidor medio es realmente caro. Desde el punto de vista de los desarrolladores hay más variables, y una de ellas es que desarrollar un juego también se ha vuelto muy caro, en mayor medida incluso. Por ello, varias empresas desarrolladoras de mediano tamaño están empezando a reclamar atención sobre un problema grave que puede llevar a su cierre, y es el de la saturación del mercado.

El bajo control de calidad sobre los lanzamientos que se lleva a cabo por parte de algunos estudios y plataformas, y cuyas consecuencias se han visto en las prácticas de shovelware que sufre Steam, propicia que abunden como setas algunos juegos que además de inflar la oferta no son satisfactorios. Y es que para desarrollar un juego en condiciones se manejan presupuestos de alrededor de 10.000 dólares por persona y por mes, más gastos generales, según recoge Games Industry, lo que teniendo en cuenta que hay desarrollos que llevan años, supone cifras astronómicas. Quedar varado en un mar de juegos y que tu producto no cubra gastos es la pesadilla de estas desarrolladoras que no cuentan con un AAA de renombre que mueva a las masas, y para esto hace falta una fortuna.

Algo así es lo que teme Brian Fargo, de InXile, el estudio que realizó Wasteland 2, que cree que tanto esta marea de juegos baratos como el disparatado aumento de costes son cosas que perjudican a los estudios más vulnerables: “Es una dinámica muy difícil para las empresas más pequeñas, cuyo producto se mueve entre 39 dólares y 44,95 dólares pero no tienen una campaña multimillonaria de marketing. Y además, seguirá teniendo valores de producción increíbles, ¿pero qué va a esperar luego la gente de las pequeñas desarrolladoras? Es un efecto cascada”.

Jeff Pobst, de Hidden Path, también comparte esta visión del problema. «Durante un tiempo podíamos vender juegos por 60 dólares y hacer dinero con ello para seguir desarrollando. Ese ecosistema se está tambaleando porque existen muchos juegos a precio bajo en las tiendas», algo que entre miles de juegos para repartirse ese mercado a precios de venta irrisorios, al final lleva a lo siguiente: “»Conozco un buen número de indies que han tenido que cerrar porque no son capaces de conseguir dinero para mantenerse». Pobst hace notar que el público cree que el desarrollo de juegos es mucho más barato de lo que realmente es.

¿Es necesario un cambio de modelo de negocio en los videojuegos? ¿Y por parte de quién?


 

Cerrar