Los epitafios más absurdos que han aparecido en videojuegos

Los epitafios más absurdos que han aparecido en videojuegos

Nadie desea morir, pero cuando lo hacemos queremos que en nuestra lápida aparezca una frase que nos haga justicia. Es lo que se llama epitafio y, a lo largo de la historia, hemos visto algunos pero que muy absurdos. El mundo de los videojuegos no es una excepción y muchos programadores y desarrolladores han introducido disparatados epitafios en sus títulos a modo de broma o chiste.

Es precisamente por ello que nuestros compañeros de Las cosas que nos hacen felices han elaborado un listado con algunos de estos epitafios, de modo que te recomendamos encarecidamente echar un ojo a su completo artículo. Mientras tanto te dejamos con algunos de los mejores epitafios de videojuegos que mencionan en su texto para que los tengas más a mano. ¿Recuerdas alguno más en esta línea?

“Aquí descansa Sibylla Draconis. Murió como vivió: como una bestia” (Oblivion)

“Helena la sorda. Nunca lo escuchó llegar” (Oblivion)

“El Perro Rata se sobrevaloró a sí mismo mientras intentaba morder el tobillo de un dragón” (Sacred)

“Deja de leer epitafios y consigue una vida. Coge la mía. No la voy a necesitar” (Sacred 2: Fallen Angel)

“Anónimo. Nunca te olvidaremos” (Fable)

“Aquí descansa Simón el mentiroso. O eso creemos” (Divinity: Ego Draconis 2)

“Esperando a resucitar en 9, 8…” (Dragon Age: Origins)

Publicaciones relacionadas

Cerrar