Los jefes de videojuegos más decepcionantes de 2017

Atención, este artículo contiene SPOILERS de varios juegos.

Al año 2017 le quedan tan solo unas horas para llegar a su inevitable final, lo que nos obliga a hacer balance de todo lo que nos ha dejado esta temporada en materia de videojuegos. Hace unos días te acercábamos los que, a nuestro juicio, han sido los mejores juegos del año, pero ahora queremos ofrecerte algo completamente distinto. Algo que a nosotros nos ha decepcionado profundamente durante este 2017.

Y es que lo que encontrarás en la lista que te dejamos a continuación es una selección de jefes de videojuegos que se han lanzado en 2017 y que a nosotros nos han parecido extremadamente decepcionantes. Algunos fueron muy fáciles, otros muy difíciles y otros sencillamente no tenían ni batalla real. Sin más dilación te dejamos con nuestras propuestas y te invitamos a que nos dejes las tuyas propias en la caja de comentarios.

Portador de muerte corrupto (Horizon: Zero Dawn)

Horizon: Zero Dawn es uno de los mejores videojuegos del año, por ello nos duele tanto que su jefe final no estuviera a la altura. En lugar de ofrecernos un enfrentamiento diferente y sorprendente nos topamos con un portador de muerte corrupto, que no es otra cosa que un enemigo al que ya nos habíamos enfrentado en otras ocasiones pero con algo más de fortaleza. Un combate final muy decepcionante por arriesgar poco.

Eveline (Resident Evil 7)

Todo en Resident Evil 7 es perfecto. Todo… menos su final. El giro de que esa aterradora anciana sea Eveline es maravilloso, pero el enfrentamiento contra la pequeña es poco menos que insulso. En la primera parte solo debemos acercarnos a ella y dañarla. En la segunda, cuando nos tengamos pendiendo de un hilo, debemos dispararle con todo lo que tengamos. Es curioso que se trate del jefe más fácil de todo el juego.

El Arconte (Mass Effect: Andromeda)

Indudablemente Mass Effect: Andromeda ha decepcionado a todos los niveles a muchos fans de la saga, pero ni su jefe final conseguía arreglarlo. Teníamos ganas de encontrarnos con El Arconte, pero la batalla fue de todo menos épica. Simplemente debíamos ir desactivando determinados terminales y repeliendo a hordas de enemigos hasta que el líder kett cayera al suelo y se diera por terminada la pelea contra él.

Maria (Nioh)

Nioh ha seguido los pasos de Dark Souls a la perfección aportando una seña de identidad propia. Los jefes son parte fundamental del juego y la mayor parte de ellos son sublimes, pero lo de Maria no es de recibo. Se trata de un jefe increíblemente complicado, tanto que hará que algunos usuarios quieran destrozar el mando contra la pantalla. El desafío siempre está bien, pero Team Ninja se pasó diseñando a Maria.

Dominus Ghaul (Destiny 2)

Lo que se espera de un jefe de Destiny (o en este caso de Destiny 2) es, básicamente epicidad y espectacularidad. En cierto sentido no podemos quejarnos a ese respecto de Dominus Ghaul, el líder de los cabal, pero siendo algo más estrictos debemos decir que no sorprende lo más mínimo. Vuelve a ser lo mismo que hemos hecho durante las decenas de horas anteriores, pero con algo más (que no mucho más) de dificultad.

El Forastero (Dishonored: La muerte del Forastero)

El DLC de Dishonored, llamado La muerte del Forastero, proponía una historia de lo más interesante: acabar con el Forastero. Toda la expansión está a un fantástico nivel, pero lo cierto es que el final es de aquellos que cuesta entender. No importa qué decisión tomemos (si salvar o matar al Forastero), pues hagamos lo que hagamos no habrá batalla. Todo se resolverá en una cinemática final que nos deja más bien fríos.

Publicaciones relacionadas

Cerrar