Los juegos más difíciles y desquiciantes de la historia

Los juegos más difíciles y desquiciantes de la historia

Algunos juegan a videojuegos para pasar los ratos muertos, otros para vivir grandes historias y aventuras y otros para ponerse a prueba a sí mismos y superar retos que no todo el mundo puede. De esta tercera categoría queremos hablarte hoy, pues a lo largo de la historia ha habido videojuegos de lo más difíciles. Aunque más que difíciles podríamos catalogarlos incluso como desquiciantes.

Es por ello que hoy hemos decidido hacer un pequeño recopilatorio con algunos de los videojuegos más desafiantes que hemos podido probar a lo largo de la trayectoria del ocio electrónico. Lo mejor es que, además de ser todos juegos extremadamente complicados, son de géneros diferentes entre sí, por lo que seguro que encuentran algo que sea lo que estabas buscando.

Demon’s Souls y la saga Souls, en general

La saga Souls se ha hecho con un nombre en los últimos tiempos gracias a unas mecánicas de juego adictivas y una dificultad muy ajustada. Sin embargo todo empezó en exclusiva en PlayStation 3 con Demon’s Souls, un título difícil por sus traicioneros enemigos y sus gigantescos jefes finales. Un verdadero desafío para tu habilidad a los mandos.

Mega Man

Muchos deseaban el regreso de Mega Man y su sucesor espiritual, Mighty No. 9, no estuvo a la altura. Sin embargo siempre es buen momento para regresar al original y echarte un desquiciante ratillo. Mega Man exige respuestas rápidas para evitar ser dañados por los enemigos e incluso memorización de patrones para salir con vida.

Ninja Gaiden

La Xbox original comenzó con buen pie gracias a un potente catálogo de exclusivos. Uno de ellos es el dificilísimo Ninja Gaiden, que ya nos hacía sudar la gota gorda tan solo para derrotar al primer gran jefe. Hacerse a las mecánicas es clave, pero seguro que serás sorprendido en más de una ocasión y despedazado en cuestión de segundos.

ArmA 3

La saga ArmA ha sorprendido a propios y a extraños con el paso del tiempo. Se trata de un simulador bélico ultrarrealista en el que su mayor dificultad reside en una simple y natural premisa: si recibes un disparo estás muerto. Actuar con cautela, trazar un plan de ataque y ser sigilosos es fundamental para seguir con vida un día más.

Super Meat Boy

El panorama independiente ha hecho que géneros clásicos florezcan en los últimos tiempos. Super Meat Boy y el género de plataformas son un buen ejemplo. Un simple toque con algo dañino nos hará picadillo, de modo que necesitaremos ser muy ágiles, tener mucha velocidad mental y, sobre todo, mucha paciencia para repetir y repetir.

Ghosts ‘N Goblins

Este clásico de las recreativas (y también de algunas consolas clásicas) era todo un despliegue de dificultad que ponía a prueba nuestra paciencia. Los enemigos no tienen piedad y acaban con nosotros como si nada, hay jefes finales sencillamente infernales y, para más inri, hay un limitador de tiempo bastante estricto.

The Binding of Isaac

Los creadores de Super Meat Boy siguieron su camino de torturar mentalmente a sus fans con The Binding of Isaac, un shooter que se desarrolla en mazmorras generadas aleatoriamente y repletas de power-ups y armas en las que no dejarán de salir enemigos que querrán acabar con nuestra vida sea cual sea el precio.

Publicaciones relacionadas

Cerrar