Los jugadores que iniciaron un caso de swatting se enfrentan a 20 años de prisión

Los jugadores que iniciaron un caso de swatting se enfrentan a 20 años de prisión

El swatting es una peligrosa broma pesada que se ha puesto de moda en los últimos años entre los aficionados a los videojuegos que retransmiten sus partidas a través de internet. Consiste en llamar a la policía alertando de una emergencia que en realidad es completamente falsa. Eso es lo que ocurrió en 2015, cuando el británico Robert McDaid dijo a la policía que Tyran Dobbs tenía rehenes en su casa a los que iba a matar como no le entregaran 15.000 dólares.

La respuesta de las fuerzas de seguridad fue brutal: irrumpieron en casa de Dobbs y sin hacer preguntas, al menos en la versión de Dobbs, le dispararon dos balas de goma, una en el estómago y otra entre los ojos. Así lo ha confirmado el medio The Independent, pues el caso se ha vuelto a reabrir por el inminente juicio y ha vuelto a poner en boca de todos el peligro del fenómeno conocido como swatting.

Según la policía McDaid no actuó solo, pues fue el estadounidense Zachary Lee quien le pidió ayuda con la “broma”. Se dice que ambos hablaban con frecuencia a través de los videojuegos a los que jugaban. Los cargos incluyen conspiración para producir información falsa y engaño, lo que hará que ambos se enfrenten a una pena máxima de 20 años de prisión, o que demuestra que hay que pensarse muy bien las bromas.

Publicaciones relacionadas

Cerrar