Los mayores clichés de los videojuegos sin los que no podríamos vivir

Los mayores clichés de los videojuegos sin los que no podríamos vivir

Reconozcámoslo, por mucho que nos gusten los videojuegos hay cosas que se repiten hasta la saciedad. Algunas de ellas nos cansan tanto que estamos completamente hartos de verlas en cada título que sale al mercado. Sin embargo, otras tantas son aquellas que de tanto verlas hemos acabado cogiéndoles cariño y, seamos claros, seríamos incapaces de jugar a videojuegos sin tenerlas presentes y conocerlas como una ley universal.

Eso es precisamente de lo que queremos hablarte en el día de hoy, pues a continuación encontrarás una selección de clichés de videojuegos que podrían tenernos hartos pero que, por el contrario, nunca nos cansan y siempre estamos esperando a que se vuelvan a producir. Sin más dilación te dejamos con nuestras propuestas y, como siempre, te invitamos a que nos dejes las tuyas propias en la caja de cometarios tras el texto.

Apocalipsis

Ponte a pensar. ¿Cuántos videojuegos de los últimos años se ambientan en futuros postapocalípticos o tras un apocalipsis zombi? Sí, el tema ya está trillado y no es demasiado original, pero no podemos negar que nos sigue ofreciendo obras maestras de la talla de The Last of Us, Fallout 4 u Horizon: Zero Dawn. Ojalá todas las temáticas estuvieran tan trilladas como esta y nos dieran tantas alegrías en forma de juegazos.

Barriles rojos

Llegamos a una zona de combate y, casualmente, vemos un barril rojo junto a un grupo de enemigos. Ya no hace falta que nos expliquen nada, pues sabemos a la perfección que si disparamos al barril todos ellos saldrán volando. El recurso del barril explosivo es tan repetitivo como efectivo. Y es que una buena explosión para eliminar a varios enemigos de un plumazo nunca está de más, especialmente si el juego es complicado.

Jefes con puntos débiles

Los jefes en sí podrían haber sido uno de los puntos de esta lista de clichés, pero vamos a concretar más. No han sido pocas las veces que hemos llegado a una batalla contra un boss y los desarrolladores no han querido complicarnos mucho la vida. Es por ello que en lugar de dejarnos explorar cuál es su punto débil nos lo marcan con un punto concreto de un color resaltado. Venga, desarrolladores, que no somos tan lelos.

Zonas repletas de munición

El videojuego nos ha estado racionando la munición de un modo que vayamos servidos pero que tampoco se nos salgan las balas por las orejas. Es por ello que toparnos con una zona repleta de armas, balas, granadas y objetos curativos siempre es de lo más sospechoso. Sí, a buen seguro tan solo treinta segundos después tendremos el enfrentamiento del siglo. No nos parece mal, pero no nos lo hagáis tan obvio, venga.

Muros invisibles

Si lo piensas a fondo verás que no tiene ningún sentido. Muros invisibles por todo el mundo del juego con los que tenemos que interactuar de algún modo para descubrir secretos. El rey de esta fórmula es Dark Souls, que oculta tras paredes invisibles algún que otro secreto, objetos interesantes o incluso gigantescas zonas con bosses opciones al completo. En su justa medida es una mecánica de lo más atractiva y que invita a explorar.

Tiempo bala

El bueno de Max Payne es el gran experto en lanzarse con todo y comenzar a repartir plomo con sus dos pistolas, pero otros muchos han ido siguiendo sus pasos. El tiempo bala es una constante en los videojuegos y en ocasiones viene muy, pero que muy bien. Red Dead Redemption con su Dead Eye o Skyrim con la ralentización de la cámara al disparar con el arco son otros dos buenos ejemplos de esta técnica de combate.

Derrumbes scriptados

La cámara delante de las narices de nuestro protagonista y todo tras él viniéndose abajo. Los derrumbes scriptados (esos que ocurren siempre igual cuando realizamos ciertas acciones concretas) son marca de la casa, por ejemplo, de la saga Uncharted. Sí, no ofrecen ninguna libertad y siempre se resuelven igual, pero protagonizan algunos de los momentos más divertidos de los títulos en los que aparecen. Que sigan existiendo.

Publicaciones relacionadas

Cerrar