Los mejores minijuegos de los mejores videojuegos

No todo es realizar grandes gestas, vivir legendarias odiseas o sumergirse en inmensos mundos abiertos. A la hora de disfrutar de videojuegos, también hay sitio para esas microexperiencias que se introducen en ellos para cambiar el ritmo de la partida o para, simplemente, desconectar un poco de todo el barullo del argumento principal. Generalmente, es algo que suele hacerse a través de misiones secundarias o desafíos especiales, pero que recae sobre todo en los minijuegos.

Pequeños juegos introducidos dentro de otros más grandes, con los que hay sitio para hacer todo tipo de experimentos. Aquí, vamos a traeros un repaso a los mejores minijuegos de los mejores videojuegos. Un listado cortesía de Gamasutra en el que rememoramos lo mejor que ha dejado el sector en este terreno de las microexperiencias.

¿Os suena alguno?

 

7 – Pokémon Diamante y Perla – Los subterráneos

 

 

Jugar a Capturar la Bandera aprovechando la conexión inalámbrica de Nintendo DS fue de los primeros experimentos que Game Freak hizo con la franquicia Pokémon. Fue una muy buena forma de aprovechar el hardware de aquella portátil, como también de asentar bases a explotar en futuras entregas.

 

6 – Fallout 4 – Minijuegos del Pip-Boy

 

 

En Fallout 4 no todo era explorar un gigantesco mundo abierto, también había momentos para pararse a mirar al Pip-Boy y trastear con él. Clásicos como Space Invaders, Pitfall o Donkey Kong podían y pueden disfrutarse con tan solo levantar el brazo y desconectar de todo. Una muy buena forma de relajarse dentro de este mundo virtual.

 

5 – Tekken – Pantalla de carga de Galaga

 

 

La única forma de conseguir a Evil Kazuya en el primer Tekken era dándolo todo en una pantalla de carga. En lugar de tener que esperar a que acabara dicho proceso observando una pantalla estática, Namco implementó un sistema con el que jugar al clásico juego de naves Galaga, permitiendo además desbloquear algo más en caso de batir puntuaciones.

 

4 – Red Dead Redemption – Póker y Blackjack

Ahora que Red Dead Redemption 2 está de camino y que sabemos que va a tener centenares de opciones para perder el tiempo, es buen momento para mirar al primero. En aquel la libertad no era tanta, pero sí que había formas de olvidarse durante un momento de tiroteos y caballos. Intentar hacerse con todo el dinero de la mesa era algo que tenía 3 posibles vías: ganar al póker, ganar al blackjack o tirar la mesa al suelo y llenarlos a todos de plomo. Ay, el Salvaje Oeste…

 

3 – Animal Crossing – Juegos de Nintendo

 

 

Introducir obras clásicas en un juego contemporáneo, como sucede con Fallout 4, es algo que Nintendo supo explotar con Animal Crossing. El título lanzado en GameCube allá por 2002, incluía un extenso catálogo de juegos de la compañía que se podían obtener comprando con bayas o usando varios periféricos como el e-Reader. Además de obtener bonificaciones por conseguirlos, podías relajarte aún más con partidas a grandes éxitos de la Gran N.

 

2 – The Witcher 3 – Gwent

 

 

Algo hizo realmente bien CD Projekt Red con la última aventura del brujo que se ha convertido en todo un éxito. No es solo por su mundo, sus mecánicas o su historia, sino también por ese Gwent que se ha convertido en juego independiente. Requiere paciencia, observación y mucha estrategia, además de coleccionar muchas cartas. Puede que parezca complicado al principio, pero una vez pillas bien sus mecánicas se vuelve algo completamente adictivo. Avisados estáis.

 

1 – Shenmue

 

 

Podríamos citar uno o dos casos, pero Shenmue tiene tantos minijuegos que es imposible listarlos todos sin coger aire. Desde carreras con carretillas de almacenes hasta sprints de patos o partidas a máquinas recreativas para disfrutar de juegazos como Hang-On estaban disponibles en los dos primeros juegos de la saga. Un añadido pensado para dotar de una mayor inmersión a esta recreación de Japón, como también para sorprender a los jugadores una vez se adentraran en ella.

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar