Los mejores videojuegos para regalar por el Día del Padre

Los videojuegos son algo que cada vez tiene un espectro de público más grande. Las personas cada vez acceden a este sector con edades más tempranas, pero la ampliación también se hace por la parte superior del rango de edades. Es decir, los más grandes también se están familiarizando más y más con los mandos y las consolas, y por supuesto cada vez hay más padres que pasan un buen rato echando algunas partidas.

Por eso, y porque hoy estamos en un día para felicitar a todos esos progenitores, vamos a hacer una lista que seguro les interesará, y os servirá a más de uno para preparar un buen regalo. Os traemos los mejores videojuegos para regalar por el Día del Padre. Una selección con la que encontrar algo que encajará perfectamente con más de un padre, independientemente de lo familiarizado que esté con esto de pulsar botones o teclas.

Desde pulpos fingiendo ser humanos hasta divinidades que van a arrasar con la mitología nórdica. Un total de 7 juegos que pueden traer muchas horas de diversión tanto en solitario como en compañía, porque a veces no hay nada como compartir partida para disfrutar aún más de un sector tan amplio y rico como es el de los videojuegos.

 

The Elder Scrolls V: Skyrim

El gran juego de Bethesda funciona en infinidad de ocasiones, y también para que tu padre comience a sumergirse en uno de los mundos abiertos más famosos de los videojuegos. Skyrim es una buena opción si tu progenitor es alguien a quien le guste la fantasía medieval y también le encante cercenar la vida de dragones a gritos. Sea jugón o no, la quinta entrega de The Elder Scrolls es algo que todo el mundo debe catar al menos una vez.

 

Octodad

Pasamos de la seriedad a lo absurdo, ¿cómo se sentiría un padre si fuera un pulpo que debe cuidar de toda su familia… de seres humanos? Octodad es un título cuyas mecánicas de juego se apoyan en la absurdez de su argumento, una propuesta ligera, a veces capaz de desesperar, pero que no pierde ese toque desternillante e ideal para jugar y reír sin más. Para partidas rápidas y para aquellos que sean pacientes, altamente recomendado.

 

PlayerUnknown's Battlegrounds

En el caso de que tu padre tenga ya cierta maestría con los mandos o con el binomio teclado/ratón, qué mejor que presentarle a uno de los mayores fenómenos dentro del sector del videojuego. El único problema de PlayerUnknown's Battlegrounds es que maten a tu padre cuando esté en la recta final de la partida y a punto de «llevarse el pollo», todos sabemos lo frustrante que puede ser y lo bien que puede sentar perder la victoria cuando la estás rozando con tus dedos.

 

Stardew Valley

Y pasamos del estrés de la supervivencia a algo mucho más relajado e ideal para olvidarse del mundo entero durante unos minutos que pueden convertirse en horas. Stardew Valley mezcla la gestión de la granja con pequeños tintes roleros y, a pesar de su tinte simpático, aúna la accesibilidad con la profundidad de una forma perfecta para ser atractivo incluso para quienes estén menos habituados a jugar. Es capaz de atraer a tu padre por algo tan simple como regar un huerto y que lo acabe enganchando por todo lo que tiene detrás.

 

The Last of Us

Ahora, pasamos a algo que tiene una figura paternal en la que, precisamente, se pueda encontrar cierta identificación. The Last of Us es otro de esos juegos que merece ser probado al menos una vez, el problema es que cuando empiezas ya no paras. Te adelantamos que a tu padre se le partirá el corazón al principio, pero en cuanto lleve unas horas estará machacando Chasqueadores como cualquier hijo de vecino. Joel y él se van a llevar la mar de bien.

 

Mario Kart 8 Deluxe

Lo bueno de Mario Kart 8 Deluxe es que es un juego al que cualquiera puede empezar a jugar sin complicaciones. Este título es una buena propuesta si se busca algo en lo que compartir partidas rápidas, amenas y fácilmente divertidas. Si queréis fomentar el pique, meteos en la modalidad de batalla y comenzar a lanzaros caparazones sin piedad alguna. Lo sentimos, en la pista las relaciones paternofiliales no sirven de nada.

 

God of War

Mi padre es un dios, ¿y el tuyo? Probablemente Atreus fardaría mucho en los patios de recreo de hoy en día, como también es más que probable que nuestros padres disfruten sintiendo el poderío de meterse en la piel de un Kratos que, aunque se haya dejado de barba, sigue manteniendo ese instinto asesino en su interior. Si lo que quieres es que tu progenitor disfrute de una obra de gran calibre y libere un poco de adrenalina, que preste mucha atención a este nuevo God of War.

 

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar