Los momentos más polémicos de los videojuegos en los últimos tiempos

Los momentos más polémicos de los videojuegos en los últimos tiempos

Durante los últimos tiempos, internet bromea y se hace eco del hecho de que, tratemos el tema que tratemos en nuestra vida diaria, siempre habrá un colectivo que se pueda sentir ofendido por nuestras palabras, sin ningún tipo de excepción. De esta manera, estamos en la era de la ofensa, por así decirlo.

Y esto es algo de lo que no pueden escapar los videojuegos, los cuales han sufrido este tipo de polémicas a lo largo de toda su historia. Sin embargo, mientras que antiguamente simplemente se les criticaba por ser demasiado violentos o adictivos, a día de hoy pueden sufrir ataques de todo tipo en base a sus contenidos, que supuestamente podrían ser insensibles hacia ciertos temas.

Lejos de tomar partido en este debate, vamos a recopilar a continuación algunos de los más notorios momentos que han levantado polémica en la última década de videojuegos, justamente por ser capaces de ofender a alguien muy fácilmente.

Medal of Honor

Mientras juegos como Battlefield 1 o Call of Duty: Infinite Warfare deciden afrontar conflictos muy lejanos en el tiempo, ya sea en el pasado o en el futuro, los responsables de Medal of Honor decidieron que, en 2010, el título nos mostraría los horrores de una guerra que estaba teniendo lugar en dicho momento: el conflicto de Oriente Medio. No contentos con ello, nos permitían jugar como un talibán, algo que no tardó en ser criticado hasta llegar a las más altas esferas de la sociedad. Tras unas duras declaraciones del secretario de defensa británico, se cambió el nombre de la facción por “Fuerza Opositora”.

Hotline Miami 2: Wrong Number

No habrás jugado ni cinco minutos a la secuela del innovador Hotline Miami cuando el protagonista tirará a una mujer al suelo y procederá a, supuestamente, abusar sexualmente de ella. Se suponía un intento de subir aún más el nivel de violencia realista del título, pero recibió una acogida poco cariñosa por decirlo suavemente, y se incluyó una opción a partir de la cual esta escena se podía omitir.

Amy

Pese a tener un enorme potencial como una historia de terror en la que un protagonista se sobrepone a su enfermedad mental (en este caso el autismo), VectorCell fue acusada de utilizar el típico cliché cinematográfico de que un niño con este tipo de problema desarrollará eventualmente poderes sobrenaturales, sin tener apenas dificultades en su vida diaria por culpa de esa enfermedad.

Tomb Raider

Puede parecer extraño que la mayor protagonista femenina de la historia del videojuego sea considerada débil, pero éste fue el caso con el reboot de Tomb Raider. Ciertas declaraciones de un responsable de Crystal Dinamics situaban a Lara como un personaje al que comienzas a animar una vez le ves superar toda clase de obstáculos, incluyendo una violación implícita, “de una manera diferente a cómo te pondrías de parte de un personaje masculino”.

Dead Island

El tratamiento del género femenino aún tiene mucho que pulir en los videojuegos, y Dead Island es un perfecto ejemplo al respecto. Así lo demostró con Dead Island Riptide, cuyo contenido en edición de coleccionista era nada menos que un torso mutilado de una joven en bikini, que suponemos había sido asesinada por un zombi. Ni siquiera podemos empezar a reflexionar sobre qué llevó a un directivo de Techland a aprobar esta monstruosidad.

Dead or Alive 5

Reconozcamos que la saga Dead or Alive siempre ha tenido un interés en mostrar a sus luchadoras ligeras de ropa, pero de forma (casi siempre) justificada. Dejando eso de lado, no entendemos como una de las franquicias de lucha más reconocidas de las pasadas décadas puede considerar positivo incluir una característica que nos permite agitar los atributos de sus luchadoras utilizando el mando de nuestra consola.

The Stanley Parable

Durante el desarrollo de este curioso título que explora la relación narrativa entre narrador y protagonista, podíamos encontrar una serie de diapositivas que mostraban la cruenta imagen que ves sobre estas líneas. Lo que se situaba como una metáfora de nuestra capacidad de elección fue visto como un momento racista falto del mínimo gusto, que no tardó en ser retirado mediante un parche.

Metal Gear Solid V: The Phantom Pain

Solemos reconocer a Hideo Kojima como un auténtico genio de la creación de los videojuegos, pero en este caso podemos asegurar que dio un paso en falso. Y es que Quiet no podría estar mejor representada como un simple objeto de entretenimiento funcional, gracias a su atuendo y la actitud que ofrece el juego con respecto a ella. Lejos de los bailes y los zooms inapropiados, aún supuso un delito mayor la justificación que se le da a este personaje y a su escasa ropa.

Ride to Hell: Retribution

Siguiendo la estela de la exitosa serie Sons of Anarchy, Ride to Hell pretendía resultar el gran juego de moteros de la séptima generación, sólo para ser hundido en la crítica por sus gráficos extenuantes y su gameplay ortopédico. Sin embargo, se lleva la palma en una de sus escenas, en la que asesinamos a un hombre, sólo para que su viuda decida “recompensarnos” con relaciones íntimas, en un argumento que parece sacado de la más casposa pornografía.

Hatred

Todo este título es una gran ofensa, y por una sencilla razón. Mientras Grand Theft Auto V, uno de los títulos más vendidos de todos los tiempos, nos permite lanzarnos en una masacra genocida, nunca se justifica argumentalmente. Y es que el gran problema de Hatred es que se tomaba en serio a sí mismo, lo cual creaba un paralelismo positivo entre las ansias asesinas del protagonista y las atrocidades que habían ocurrido en la vida real, algo que ni toda la innovación argumental del mundo puede perdonar.

 

Publicaciones relacionadas

Cerrar