Los momentos más terroríficos de los videojuegos

Los videojuegos son capaces de transmitir infinidad de sensaciones. Pueden alegrarnos una tarde, hacernos montar en cólera por complicarnos excesivamente las cosas o incluso provocar que derramemos alguna lágrima frente a un momento tremedamente emotivo o triste. 

La complejidad que han ganado con el paso de los años y la experimentación que han llevado a cabo los desarrolladores han dado pie a todo esto, pero también a explotar una faceta muy potente en los juegos: la capacidad para aterrar. Tenemos géneros plenamente dedicados a ello, como pasa en el cine, pero hay títulos que incluso sin pertenecer a esta gama volcada en el miedo consiguen aterrorizarnos.

Hoy vamos a centrarnos en todos esos juegos que consiguieron dejar una huella de miedo en los jugadores. Os traemos los momentos más terroríficos de los videojuegos para que veáis que, incluso en aquellos que muchos consideran infantiles, siempre hay sitio para darte un buen susto.

 

Primer encuentro con los ReDeads – The Legend of Zelda: Ocarina of Time

Esta especie de momia apareció en The Legend of Zelda: Ocarina of Time y, la primera vez que oyes su grito, es inevitable sentir un escalofío recorriéndote por la espalda. Los ReDeads son uno de los enemigos más extraños y lúgubres de la saga. Te paralizan con su chillido y se aferran a ti para atacarte hasta matarte. Acaba con ellos rápido si no quieres seguir escuchándolos gritar.

 

Batalla contra Gyigas – EarthBound

El jefe final de EarthBound es, cuanto menos, perturbador. El gran villano ha perdido su forma física al ser consumido por su maldad y su poder y la pelea contra él es algo turbio, demasiado turbio. Te pide que le golpees y se siente feliz por ello mientras, en la pantalla, ves una serie de extrañas formas acompañadas de una música que ayuda bien poco. Lo cierto es que da bastante miedo para el aire infantil que aparenta el juego en sus primeros compases.

 

El comienzo – Dead Space 2

Isaac Clarke, atado a una camilla, está a punto de ser reanimado por Franko, pero este es atacado por un Necromorfo y se convierte justo frente a tu atónita mirada. La secuencia introductoria de Dead Space 2 es escalofriante y cruda. Ni tutoriales ni nada más, comienzas con un encontronazo directo en el que pelear por tu propia vida.

 

Headcrabs en los conductos – Half-Life

Puede que Half-Life no sea un juego especialmente terrorífico, pero hay una situación bastante frecuente que era capaz de hacerte tirar el ratón contra la pantalla del miedo. Vas a oscuras, armado con tu palanca, y te adentras en un conducto de ventilación alumbrando fugazmente con tu linterna. Al momento de torcer una esquina en este lugar tan chico, aparece de repente un Headcrab y se lanza a tu cara. Es algo que se reduce a unas décimas de segundo, pero también es carne de infarto.

 

Tu primer zombi – Resident Evil

Una escena de las que pasan a los anales de la historia. El primer encuentro con un zombi en Resident Evil lo tiene todo para protagonizar tus pesadillas. Entras en esa mansión, te mueves por sus grandes salones y encuentras a una misteriosa figura que, cuando se gira a ti, tiene el rostro completamente pálido, la sangre chorreando de su boca y una mirada aterradora. Muchos fuimos testigos de esto en nuestra más tierna infancia, por lo que el impacto fue el doble.

 

Todo – P.T.

Nos quedaríamos con alguna secuencia, una persecución o momento concreto; pero lo cierto es que todo en P.T. da miedo. Cualquier puerta a abrir, cualquier pasillo en penumbra, cualquier pequeño ruido, todo está preparado para que te lo pienses dos veces y cojas aire antes de dar un paso más. Sabemos que Kojima estaba detrás de esto y no nos queremos imaginar cómo habría quedado ese Silent Hills que estaba preparando con Guillermo del Toro.

 

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.
Cerrar