Los niños más terroríficos de los videojuegos

Los niños más terroríficos de los videojuegos

El terror es algo sumamente subjetivo, por lo que no a todos les dan miedo las mismas cosas. Los videojuegos son una gran plataforma para infundir temor en los usuarios, pues no solo te cuentan una terrorífica historia, sino que te sumergen en ella y te hacen partícipe. Es por ello que hoy queremos hablar de una de las cosas que a casi todo el mundo le produce mal rollo en los juegos de miedo: los niños.

A continuación te dejamos algunos de los pequeños y jóvenes que nos dieron más de un quebradero de cabeza en diferentes títulos. Niños que consiguen que se te ponga la piel de gallina o que te ponen de los nervios. No todos pertenecen a juegos de terror, pero seguro que comprendes lo que queremos decir en cuanto los veas. Estas son nuestras propuestas. ¿Qué otros terroríficos niños de videojuegos recuerdas?

Alma Wade (F.E.A.R.)

Estamos seguros de que en cuanto has leído “niños terroríficos de los videojuegos” se te ha venido a la mente Alma Wade. No hay ninguna figura más representativa que esta demoníaca niña en el ocio electrónico. Su presencia no solo infunde temor, sino que llega cada habitación por la que pasa de un bonito color rojo sangre. Todo un encanto la criatura…

Laura (Silent Hill 2)

La saga Silent Hill está repleta de personajes malrrolleros y de monstruos horrendos. Pero pocos consiguen transmitir una sensación tan extraña como Laura, de Silent Hill 2. Esta pequeña nos hace la vida imposible mientras la perseguimos por toda la ciudad envuelta en niebla. Además, su voz en inglés no es que le haga mucho favor, pues contribuye más todavía a dar ese miedito.

Niños (Skyrim)

Cualquiera que haya jugado a Skyrim sabrá que es un videojuego que tiene poco de terror. Pero no podemos decir que no tenga nada, ya que los malditos niños de cada ciudad son un quebradero de cabeza. Tienen caras y voces clónicas, son inmortales y no dejan de repetir una y otra vez las mismas dichosas frasecitas. “Trabajo con mi madre vendiendo fruta y verdura” es peor que el mismísimo Alduin.

Jimmy Hopkins (Bully)

Una infancia problemática llevó a Jimmy a ser un auténtico rebelde sin causa. Expulsado de múltiples colegios y con un comportamiento muy violento, es mejor que no te cruces con el “bueno” de Hopkins en uno de sus malos días. Cuando ayuda a alguien a “poner las cartas sobre la mesa” exige pagos para poder pagarse sus caprichos.

Johnny (The Witcher 3: Wild Hunt)

Técnicamente hablando Johnny no es un niño, sino un criaño. Se trata de una de las razas de seres vivos que forman parte del universo de The Witcher. Johnny no es en absoluto un mal crío, pero sí algo travieso. Es su aspecto el que puede llegar a impresionar en un primer vistazo. Cuando el bueno de Geralt de Rivia se hace a él no hay ningún problema.

Isaach e Isaiah Ingram (Deadly Premonition)

Deadly Premonition hace gala de una de las historias más alocadas que hemos vivido nunca en un videojuego. Con Twin Peaks como fuente de inspiración debía haber referencias a esa obra. Una de ellas es la presencia de los gemelos (twins en inglés) Isaach e Isaiah Ingram, que parecen saber más de lo que dicen y se aparecen en nuestros sueños de una terrorífica forma.

Ashley Graham (Resident Evil 4)

El universe Resident Evil nos ha dejado zombis, engendros, mutaciones y monstrous de todos los tamaños y formas, pero tal vez lo más terrorífico no lo viéramos hasta Resident Evil 4. Sí, estamos hablando de Ashley Graham, una supuesta aliada a la que debemos proteger en todo momento y que nos pondrá la cabeza como un bombo con sus constantes berridos. Eso sí dan miedo.

Cerrar