Los niveles más extraños y absurdos de los videojuegos

Cuando algo se sale de lo tradicional, es normal que llame la atención; pero cuando algo se sale de lo tradicional y lo hace de forma tan bruta, te cala con fuerza. Los desarrolladores y diseñadores de videojuegos suelen ceñirse a construir un universo coherente, creíble y con unos elementos que encajan entre sí con naturalidad; sin embargo, a veces se aventuran a introducir pinceladas totalmente descolocadas, situaciones que ni por asomo esperarías vivir en un título concreto.

Gracias a eso, muchas veces se ha logrado un factor sorpresa bastante interesante; pero otras tantas un resultado de los que te hacen arquear la ceja preguntándote constantemente el porqué de la situación. Hoy, en AlfaBetaJuega, hemos echado un vistazo a estos casos, que no son pocos, para traeros los niveles más extraños y absurdos de los videojuegos.

Hacemos un repaso a misiones totalmente extrañas para acabar con títulos donde todo parece una completa locura. A continuación os dejamos con nuestros elegidos y, como ya es costumbre, os lanzamos el guante para que vosotros también os suméis y nos déis más posibles candidatos.

 

Guía de supervivencia del Yermo – Fallout 3

El mundo está totalmente asolado por culpa de un desastre nuclear y la humanidad que queda en pie necesita una guía para aprender a sobrevivir. En esta misión de Fallout 3 tienes que ayudar a Moira Brown a que escriba un libro con consejos para sobrevivir en el peligroso Yermo. No hay que sacar a relucir dotes de redacción ni nada por el estilo, pero el objetivo resulta bastante peculiar cuando cada vez que sales fuera te juegas el pellejo. Aun así, la idea original del equipo de desarrollo iba a ser peor, obligándote a activar una imprenta para imprimir tomos y… publicarlos.

 

Malas Noticias – DmC: Devil May Cry

Al parecer, para Ninja Theory no era suficiente con tener un mundo plagado de demonios, sangre y excesos. La décima misión de DmC: Devil May Cry, Malas Noticias, nos transporta a una dimensión alternativa en la que se encuentra Bob Vargas, el responsable de noticias de Raptor News Network, de hecho incluso nos vemos por la cabecera del programa saltando entre plataformas mientras acabamos con enemigos para, finalmente, darle caza. De lo más extraño del juego.

 

Mazmorra de los gritos – The Legend of Zelda

Este nivel, o más bien, esta parte de mazmorra fue erradicada en la versión occidental de The Legend of Zelda, el primer título de la saga lanzado para NES. En Japón, su plataforma destino, Famicom, contaba con varios periféricos adicionales y funciones que aquí jamás llegaron. Una de ellas era un micrófono incorporado en el mando con el que podías introducir comandos a base de emitir sonidos. Uno de los enemigos de The Hyrule Fantasy: Zelda no Densetsu podía ser eliminado a base de gritarle al mando. De hecho, varias salas de mazmorras estaban plagados de estos.

 

La Fiesta del Té – Batman: Arkham City

La misión que tiene como enemigo al Sombrerero Loco en Batman: Arkham City es, sin duda, la más extraña de todo el juego. El héroe enmascarado cambia de apariencia y se ve envuelto en escaramuzas en un gigantesco reloj que cae por una especie de vórtice de forma imparable, hasta que logra coger al Sombrerero y darle su merecido. ¿A quién se le ocurrió?, eso es algo que nos encantaría saber; pero nos ha quedado muy clara la referencia a Alicia en el País de las Maravillas.

 

La tumba nudista – Tomb Raider: The Last Revelation

La cuarta entrega principal de las aventuras de Lara Croft escondía una cámara bastante distinta… y rara. Quizá como guiño, como broma o como mensaje a todos aquellos que miraban a su protagonista con otros ojos, introdujeron una tumba empapelada por completo con la figura de una sacerdotisa desnuda, como Dios la trajo al mundo. Un escenario escondido dentro del disco del juego y bastante difícil de desbloquear.

 

Todo – Yume Nikki

No hay una sola parte de Yume Nikki que no sea rara, extraña, perturbadora o incluso incómoda. Este juego gratuito de PC nos transporta a un mundo onírico en el que apenas tenemos nada que hacer salvo desplazarnos e interactuar con todo lo que podamos. Sin embargo, la ambientación, el diseño de escenarios y los pocos personajes que aparecen (como Uboa), son algo que no nos gustaría vivir en nuestra piel ni por asomo.

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar