Los peores finales de videojuegos de todos los tiempos

Los peores finales de videojuegos de todos los tiempos

Cerrar una historia no siempre es fácil y más cuando durante el transcurso de la misma has sacado demasiados temas o se te ha enrevesado más de lo que querías en un primer momento. Incluso en el mundo de los videojuegos las grandes obras pueden cometer el error de contarnos un final que no nos convenza por muy diversos motivos y hoy queremos hablarte precisamente de ello.

Y es que lo que te dejamos tras este texto es un listado con los que, a nuestro juicio, son algunos de los peores finales de grandes videojuegos a lo largo de la historia de la industria. Puede que alguna elección te parezca extraña o desacertada, por eso, como siempre, nos encantaría que nos dejaras tu parecer en la caja de comentarios con los títulos que, para ti, tienen finales muy poco adecuados.

Silent Hill

No nos malinterpretéis, Silent Hill es uno de los mejores videojuegos de terror de todos los tiempos y tiene un final tan macabro como alocado. Pero es que en todos los juegos de la saga (al menos la saga principal) tenemos diferentes finales a los que llegamos dependiendo de lo que hemos hecho. Aquí nos estamos refiriendo al final UFO, en el que al bueno de Harry se lo llevan unos extraterrestres.

Gears of War

Un videojuego de acción frenética y sin descanso como Gears of War tenía que acabar con… acción frenética. Era lógico, pero he de admitir que cuando vi que el juego había terminado no daba crédito a que ese fuera el final. La pelea contra Raam es insulsa y poco épica y la resolución tras el combate, demasiado abierta y precipitada.

Far Cry 2

En Far Cry 2 nuestro protagonista viajaba hasta África para dar caza al Chacal, un criminal que estaba vendiendo armas a los dos bandos de una guerra civil. Después de pasarnos medio juego metiéndonos jeringuillas contra la malaria cada treinta minutos esperábamos un final a la altura. Sin saber muy bien por qué, cuando encontramos al Chacal le hacemos caso y acabamos con nuestra vida y también la suya.

Mirror’s Edge

El divertido Mirror’s Edge no destacaba precisamente por su vertiente narrativa, es más que evidente. La historia transcurría de forma casi anecdótica mientras nos lucíamos haciendo parkour y piruetas por lo alto de los edificios de una gran ciudad. Sin embargo hemos vivido pocos finales más sosos que el del juego de DICE, que tampoco ha conseguido mejorar mucho en su segunda parte.

The Elder Scrolls V: Skyrim

Si hay una palabra que define a Skyrim esa es épica. Toda la atmósfera que envuelve al juego de Bethesda lo es y cuando en la recta final hemos de acceder a Sovngarde todavía lo es más. Pese a ello, hemos estado esperando centenares de horas para enfrentarnos al temible Alduin y todo se resuelve en un combate de lo más olvidable. Para colmo, cuando volvemos a Skyrim nada parece haber cambiado ni nadie nos está agradecido.

Fallout 3

Puede que concluir los juegos no sea el punto fuerte de Bethesda, pues a nuestro juicio Fallout 3 también merece estar en esta lista. La misión final con el robot Liberty Prime es todo un despropósito, pero el verdadero final todavía lo es más. Accedemos a nuestro objetivo y nuestro enemigo final es un hombre que cae de cuatro disparos. Entonces ya solo tendremos que pulsar un botón y observar imágenes diciéndonos lo que ha ocurrido.

Mass Effect 3

Indudablemente y por mucho que nos duela, Mass Effect 3 debe estar aquí presente. BioWare prometió durante años que las decisiones que habíamos tomado a lo largo de la saga iban a verse reflejadas en el final. Bueno, algo de lo que decidimos se veía en el juego, pero no en el final. Y es que tras un duro viaje intergaláctico, solo teníamos que elegir entre tres opciones, cada cual más confusa que la anterior.

Metal Gear Solid 2: Sons of Liberty

Y hablando de videojuegos confusos, aquí tenemos Metal Gear Solid 2. La obra de Hideo Kojima era divertida y sublime a nivel de jugabilidad, pero a medida que íbamos avanzando en la historia nos íbamos adentrando en un terreno pantanoso del que era difícil salir. Si alguien entiende al cien por cien todo lo que se explica al final de Sons of Liberty que levante la mano, porque ni el bueno de Kojima sabría hacerlo.

Publicaciones relacionadas

Cerrar