Los peores vehículos de los videojuegos

Conducir, pilotar, montar… No importa el verbo que se use, que todos sabemos a lo que nos referimos. Aunque siempre ha habido un género dedicado por completo a la conducción, el uso de vehículos es algo que se ha extendido a una gran cantidad de videojuegos. Los mapas aumentan de tamaño, las posibilidades también, y estos elementos han comenzado a formar una parte vital en los juegos.

Tan solo hace falta echar un vistazo a Zelda: Breath of the Wild. Una saga volcada por completo en la fantasía ha llegado a incorporar una moto sin pudor alguno, y es algo que deja muy claro hasta que punto ha entrado esto del transporte motorizado en la industria. El problema es que no siempre lo ha hecho bien y hay auténticos desastres con ruedas en algunos títulos.

Como tenemos ganas de tomárnoslo con algo de humor, y porque nos gusta sacar a relucir esos casos tan rematadamente malos, hoy os traemos un recopilatorio con los peores vehículos de los videojuegos. Son torpes, extraños, o quizá algo demasiado avanzado a su tiempo. El motivo nos da igual, pero lo que os podemos asegurar es que no querríais conducirlos ni en los juegos ni en la vida real.

 

 

Faggio – Grand Theft Auto V

Un videojuego donde las fuerzas de la ley pueden perseguirte con helicópteros y, si la cosa se complica, incluso con cazas. ¿Para qué ibas a querer en él una Vespa? Buscando la variedad y las mil formas diferentes de desplazarse, Rockstar Games introdujo en esta entrega las Faggio, unas motos tan clásicas como débiles. Montarse en una e ir a toda pastilla era sinónimo de muerte segura.

 

M35 Mako – Mass Effect

El M35 Mako parecía un vehículo bastante prometedor. Una especie de todoterreno interespacial con el que desplazarte sobre la superficie de cualquier planeta, por escarpada que esta fuera. Lo malo venía cuando te ponías a pilotarlo y veías que lo del buen manejo fue una de las asignaturas pendientes de sus responsables.

 

Mercedes-Benz Carruaje Daimler – Gran Turismo 4

En un juego de carreras, donde romper el cronómetro es tu prioridad, meter un viejo carruaje a motor suena más a capricho que a necesidad. Lo cierto es que resulta hasta gracioso ir por la pista montado sobre uno de ellos, pero dista de ser algo realmente útil para coger grandes velocidades y apurar cada trazada.

 

Máquina de Guerra – Assassin's Creed: La Hermandad

Una de las estrafalarias invenciones de Leonardo DaVinci, que debías además destruir en Assassin's Creed. Esta especie de tanque con forma de OVNI tenía una movilidad un tanto extraña y, a pesar de su poder destructivo, no sería algo que nos gustaría manejar en caso de vernos enfrascados en un conflicto vehículo. ¡Es que hasta tiene forma de diana!

 

Caballo – Daytona USA

Un juego de velocidad en el que el jugador podía conseguir un total de 39 coches… y un caballo. Daytona USA llegó antes del famoso Manx TT Superbike y escondía un secreto tan curioso como absurdo. Este caballo se manejaba igual que un coche cualquiera (qué gozada hacerlo derrapar) y, además, podía moverse por la hierba sin perder velocidad. Pero, ¿a quién diantres se le ocurrió?

 

El Homer – Simpsons Road Rage

Si por algo salvamos a El Homer es porque, cuando le das a la bocina, suena la melodía de «La Cucaracha». Este desastre hecho automóvil es lo que pasa cuando das vía libre a un personaje como Homer Simpson. A pesar de su estrafalario diseño y de un rendimiento nada más que regulero en la carretera, tiene algo que te engancha y te invita a cogerlo una y otra vez.

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.
Cerrar