Los peores videojuegos de terror de la historia

Los peores videojuegos de terror

Los videojuegos de terror viven una nueva época dorada gracias a obras de la talla de Alien Isolation o The Evil Within. Sin embargo no todo en el género son buenas noticias y tanto durante los últimos años como más tiempo atrás hemos tenido la mala fortuna de toparnos con obras supuestamente de terror y que el miedo lo daban por tener más bien poca o ninguna calidad.

Es por ello que hoy te hemos querido traer una lista con algunos de los peores juegos de terror de todos los tiempos, esos a los que no deberías ni acercarte ni en Halloween. A continuación te presentamos nuestras propuestas, no sin antes indicarte que eres libre de añadir las tuyas en la caja de comentarios para poder ampliar el listado y que los lectores puedan saber a qué juegos de terror no deben jugar.

Daylight

Nacido bajo la interesante premisa de que los escenarios cambian cada vez que lo jugamos, Daylight no es más que un laberíntico juego de terror en el que tenemos que realizar acciones absurdas para pasar a la siguiente sala. Todo ello mientras nos persiguen fantasmas y escuchamos sonidos sacados de bases de datos mil veces repetidos y mientras no movemos a menos de 20 frames por segundo.

The Walking Dead Survival Instinct

El tirón de la franquicia The Walking Dead llegó a Activision en este Survival Instinct. Los zombis nunca habían dado tan poco miedo (y eso que en la serie tampoco dan ninguno), pues básicamente el juego consistía en irnos bajando del vehículo de vez en cuando para conseguir gasolina y poder continuar. Zombis inofensivos, apartado gráfico de otro tiempo y escenarios clónicos eran sus peores cualidades.

Silent Hill: Downpour

Las sagas con solera acaban siendo explotadas para buscarles rentabilidad comercial. Es lo que le pasó a Silent Hill, que tras concluir maravillosamente tras sus primeras cuatro entregas comenzó a desvariar. Podríamos haber elegido cualquier de las posteriores a esa tetralogía, pero nos quedamos con Downpour, que es una muestra más del agotamiento de la idea. Nos podríamos haber decantado por el remaster de Silent Hill 2 y 3…

Escape from Bug Island

La típica película de serie Z en la que animales gigantes aterrorizan a jóvenes se vuelve videojuego en Escape from Bug Island. Aunque sus personajes e historia estaban a un bajísimo nivel, lo realmente desesperante de este denominado juego de terror era su control. No querrás escapar de la isla, querrás hacerlo del propio videojuego.

Friday the 13th

¿Viernes 13 convertido en videojuego? ¿Qué podría salir mal? Corría el año 1989 y todo salió mal. Friday the 13th para NES es considerado uno de los peores juegos de la historia y lo es gracias a una ambientación completamente desacertada, una macabra propuesta y una jugabilidad indigna de los tiempos que corrían, que ya permitían hacer algo bastante mejor. Esperemos que la nueva entrega lo mejore.

Resident Evil: Dead Aim

Y si antes hablábamos de Silent Hill ahora es el turno de Resident Evil. La franquicia de zombis ha sido una de las más prolíficas del género en cuanto a número de producciones, si bien es cierto que a partir de cierto punto la calidad comenzó a decrecer. Dead Aim es el súmmum de ese agotamiento (quitando las entregas shooter). Corto, mal hecho, con jugabilidad tosca y un diseño de enemigos y jefe final (sí, solo uno) realmente horrendo.

Saw: El videojuego

Trasladar películas de éxito al mundo de los videojuegos nunca ha resultado demasiado bien. Saw: El videojuego es otra muestra de ello. Y es que aunque en ambientación no estaba nada mal, esta adaptación estaba desfasada gráficamente y no cumplía mucho más en cuanto a jugabilidad e historia. Olvidable y poco terrorífico.

Five Nights at Freddy’s

Uno de los grandes fenómenos de YouTube debe valorarse por su impacto social, pero no por su calidad como videojuego. Five Nights at Freddy’s es tan simple en mecánicas que pronto se vuelve tan sumamente repetitivo que deja de causar el efecto que debería. Hasta que eso ocurra, que no tardará mucho, es posible que sí te lleves un par de sobresaltos.

Cerrar